Sociedad

SALUD

Unos 3.200 fumadores pasivos mueren al año por inhalar humo de tabaco

Un estudio de la Universidad de Zaragoza revela que los locales en los que se permite fumar tienen una contaminación de partículas tóxicas 10 veces superior al de la calle

El tabaco mata y estar cerca del que lo consume, también. Unos 3.200 fumadores pasivos -1.000 de ellos trabajadores de la hostelería- mueren cada año en España de enfermedades relacionadas con la exposición al humo del tabaco que se produce, sobre todo, en los establecimientos de ocio y restauración. Según un estudio de la Universidad de Zaragoza, los locales que permiten el consumo de cigarrillos tienen una contaminación por partículas finas diez veces superior a la que hay en la calle y que excede entre cuatro y ocho veces el nivel recomendado. Hasta tal punto que pasar un rato en un bar que no está libre de humos podría equivaler a estar en contacto directo con el tubo de escape de un coche.

 

"Si en la ciudad hubiera tal concentración de partículas, las autoridades sanitarias aconsejarían no salir de casa", aseveró Rodrigo Córdoba, portavoz del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo y autor, junto a las profesoras de la Universidad de Zaragoza Carmen Alayeto e Isabel Nerín, del estudio sobre las partículas del humo de tabaco.

 

Este informe -desarrollado durante 18 meses en 111 locales- revela que solo los locales que no permiten fumar presentan un ambiente laboral saludable.

 

El estudio -el más importante en medición de partículas realizado en España- recuerda, además, que la inhalación del humo de tabaco está relacionada con el aumento de nacimientos prematuros, la mortalidad infantil, la bronquitis y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica. También afecta al empeoramiento de enfermedades cardiovasculares y respiratorias y disminuye la función pulmonar.

 

Ante esto, la profesora y responsable de la unidad de tabaquismo de la Universidad de Zaragoza, Isabel Nerín, apuntó como necesario el cambio de la ley que permite fumar en determinados locales. "No se trata de perseguir a nadie, sino de ser coherentes para proteger a la población general ya que se sabe que fumar mata", señaló.

 

El consumo de tabaco pasivo es la tercera causa de muerte prevenible en España, unas 3.200 anuales en los estudios más conservadores. Esa cifra la superan el tabaquismo activo, que está en el primer puesto con 53.000 fallecimientos, y por el abuso del alcohol, que con 8.500 muertos está en segundo lugar. "Muere más gente por ser fumador pasivo que por accidentes de tráfico", comentó Córdoba.

Etiquetas