Despliega el menú
Sociedad

FAUNA

Un pez invasor, nueva amenaza para la margaritífera

Los científicos alertan del avance del misgurno, una especie que compite con la que hospeda las larvas del bivalvo protegido.

Ejemplar de dojo, especie más conocida como misgurno
Un pez invasor, nueva amenaza para la margaritífera
MIGUEL CLAVERO

La previsible expansión por el Ebro de un pez invasor que fue detectado hace ocho años en el Delta amenaza aún más la supervivencia de la margaritífera auricularia, una almeja de agua dulce en peligro crítico de extinción que solo sobrevive en el Canal Imperial, en el de Tauste y en algunos tramos del río. Un equipo de científicos españoles ha alertado del "fulgurante" avance de las poblaciones de dojo o misgurno, una variedad oriental muy utilizada en los acuarios que podría poner en peligro la supervivencia pez fraile.

Esta otra especie, también conocida como blenio, juega un papel fundamental para la reproducción de la margaritífera, ya que es la única que hospeda las larvas de este bivalvo durante su ciclo reproductor. "Si el misgurno se extiende por la cuenca del Ebro y afecta negativamente a las poblaciones de pez fraile, será un nuevo factor de amenaza para la margaritona -confirmó ayer Ramón Álvarez, vocal de la Sociedad Española de Malacología-. Es un riesgo indirecto, pero se añade al inminente peligro de extinción de este bivalvo".

La alarma sobre la expansión del misgurno la han lanzado los investigadores que han estudiado hasta dónde han llegado sus poblaciones. Se trata de un pez pequeño de aspecto amarillento que se localizó por primera vez en 2001 en los canales del Delta del Ebro. Desde entonces, la especie ha invadido gran parte del estuario y ha saltado hasta un afluente del río Ter, donde fue detectado en 2007.

Según el equipo de científicos, la probabilidad de que el misgurno se extienda a nuevas áreas es "alta", aunque la salinidad del agua es un obstáculo para esta variedad. Los investigadores creen que la población de misgurno ha llegado al Delta "a partir de escapes de unas instalaciones de distribución de peces tropicales.

Además de al pez fraile, esta nueva especia exótica amenaza a otras variedades como la colmilleja. También podría ser responsable de la aparición de algunos platelmintos (gusanos) parásitos.

Ramón Álvarez incidió ayer en la necesidad de regular el comercio de especies exóticas de acuario y de tener en cuenta al misgurno en los planes de conservación de la margaritífera.

Etiquetas