Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

HISTORIA

Un empeño que cambió un país

El profesor de la Universidad de Barcelona Ángel Calvo presentó ayer en Zaragoza el libro 'Historia de Telefónica: 1924-1975', que repasa los primeros cincuenta años de esta empresa.

Fernández Clemente, Nadal, Calvo, Aliaga y Tartón, en la presentación del libro.
Un empeño que cambió un país
LUIS CORREAS

La historia de la Compañía Nacional Telefónica esta íntimamente ligada a la evolución tecnológica, económica y política del país, pero también a las pequeñas historias de los hombres y mujeres que fueron actores de su transformación. El profesor de la Universidad de Barcelona Ángel Calvo presentó ayer en Zaragoza el libro 'Historia de Telefónica: 1924-1975', que recoge el exhaustivo estudio que, a partir de documentación nunca antes estudiada, repasa los primeros cincuenta años de esta empresa y, con ellos, la transformación de España en el siglo XX.

En el acto, el profesor Calvo -de origen soriano pero muy vinculado a Zaragoza-, estuvo arropado por el consejero de Industria, Turismo y Comercio del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga; el vicepresidente ejecutivo de Fundación Telefónica, Javier Nadal; el director autonómico de Telefónica en Aragón, Federico Tartón, y el catedrático de Historia Económica de la Universidad de Zaragoza, Eloy Fernández Clemente.

Además, acudieron a la presentación amigos y colegas del mundo académico, así como representantes de la política autonómica y municipal, como la concejal del Ayuntamiento de Zaragoza Dolores Serrat. También estuvieron presentes los editores de Ariel, Rosa María Saiz y José de la Peña, responsables de la cuidada presentación del libro.

Fernández Clemente destacó el interés de esta obra, cuya fuerza, como el propio Calvo reconoció, está en su acceso a fuentes tales como la documentación de la Moncloa, el propio archivo de Telefónica o los de la compañía americana IT&T. Pero también, señaló el catedrático, en su gran contribución a la historia económica e industrial de España, en un campo hasta ahora poco estudiado.

Además, el profesor de la Universidad de Zaragoza elogió la amena escritura del libro que hace que, en palabras de Aliaga, «se lea como una novela». El consejero destacó las emociones que, como ingeniero, sintió al ojear la publicación. Ambos invitaron al autor a continuar con un trabajo que «sabe a poco» a pesar de profundidad, y a seguir construyendo las pequeñas y grandes historias que componen el gran mapa de las transformaciones transcendentales de un país.

Etiquetas