Despliega el menú
Sociedad

ALERTA SANITARIA

Un argelino de 45 años con una patología renal muere en Alicante por la gripe A

Un hombre de nacionalidad argelina, de 45 años, con una patología previa de riesgo de carácter renal falleció el pasado lunes, 20 de julio, en la localidad alicantina de Teulada a consecuencia de la gripe A, según confirmó este viernes el Ministerio de Sanidad y Política Social después de recibir información de la Consejería de Sanidad de la Comunidad Valenciana.

Se trata de la quinta persona que fallece en nuestro país como consecuencia de complicaciones derivadas del virus H1N1.

Que el fallecimiento de esta persona se haya conocido con cuatro días de retraso tiene su explicación. Y es que, la juez de primera instancia e instrucción número 2 de Dénia (Alicante) abrió el mismo día 20 diligencias previas para averiguar las circunstancias en que se produjo la muerte de este hombre en el centro médico de Teulada, cuando iba a ser trasladado al hospital de Dénia. Los propios médicos fueron quienes avisaron al juzgado ante las sospechas de que se trataba de un caso de gripe A.

Según el conseller de Sanitat, Manuel Cervera, los médicos del centro sanitario "no quisieron certificar las causas de la muerte del paciente al sospechar que pudiese tratarse de un caso de gripe A, por lo que dieron aviso al juzgado de guardia". Para determinar las causas de la muerte, la instructora solicitó al médico forense que practicase la autopsia al cadáver. Cuatro días después, la necropsia ha certificado que el súbdito argelino falleció por un "proceso de neumonía bilateral por gripe A"

El quinto fallecido por la nueva gripe en España, que vivía solo en Teulada, padecía problemas renales graves y estaba sometido a tratamiento con diálisis desde 1993. Suspendió durante algún tiempo este tratamiento al recibir un trasplante renal del que tuvo rechazo, por lo que volvió a dializarse.

Anteriores fallecidos

El primer fallecimiento por la gripe A en nuestro país se registró el pasado 30 de junio en el Hospital Gregorio Marañón, de Madrid, donde falleció la joven de origen marroquí Dalila Mimouni, que cumplió 20 años el día antes de morir y estaba embarazada. Como es conocido, su muerte sobrevino después de que se provocara su parto, mediante cesárea, a consecuencia del cual nació el bebé sietemesino Rayan que, por un fatal error hospitalario, murió el 20 de julio.

La segunda víctima mortal de la gripe A fue un hombre de 41 años, que estaba internado en el Hospital Universitario Doctor Negrín, de Gran Canaria. Su fallecimiento se registró el pasado 9 de julio, cuando llevaba ingresado cinco días en la Unidad de Medicina Intensiva del mencionado centro sanitario. Sufría, según fuentes sanitarias, una enfermedad crónica previa a contagiarse con el virus H1N1. Ingresó el domingo, 5 de julio, en urgencias con neumonía en un pulmón que, al parecer, también le afectó al otro.

Los médicos, inicialmente, le suministraron antivirales, pero su situación degeneró y finalmente murió.

Un caso 'excepcional'

La gripe A se cobró el 16 de julio dos nuevas víctimas. Una mujer nigeriana de 33 años falleció en el Hospital Son Llàtzer, de Palma de Mallorca, donde se encontraba ingresada desde cinco días antes. El viernes, 10 de julio, al encontrarse con fiebre, acudió a un centro de salud de Palma de Mallorca. En el centro se le suministró paracetamol. El domingo acudió de nuevo a urgencias del hospital, donde se le diagnosticó una neumonía bilateral. Su estado fue empeorando sin que los médicos pudieran hacer nada por salvar su vida.

Los expertos se sumieron en cierta perplejidad ante el caso de la muerte de esta mujer nigeriana, ya que no se había registrado hasta el momento una "evolución tan rápida" de fallecimiento a consecuencia del virus H1N1 en una persona "joven y sana". La ministra Trinidad Jiménez admitió que "ningún cuadro clínico" había avanzado hasta ahora "de manera tan agresiva". Y es que, hasta entonces, los fallecidos por gripe A eran personas con patologías de base y con enfermedades previas. Por eso, subrayó Jiménez, el ministerio que dirige comunicó el caso a la OMS, para que lo incluyera entre "las excepciones de personas sanas que han fallecido".

Durante la noche del mismo día, el 16 de julio, falleció de gripe A en el Hospital Universitario de La Paz, de Madrid, un hombre de 71 años, el de mayor edad hasta ahora, como consecuencia de una complicación de su enfermedad broncopulmonar. El paciente ingresó en el hospital de Cantoblanco el pasado 17 de junio.

Posteriormente, al agravarse su estado con un cuadro de insuficiencia respiratoria grave, fue trasladado a la UCI de La Paz, donde falleció.

Etiquetas