Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

HERALDO ABIERTO

Relatos de vida en la publicidad

La vida de Teresa y Jesús se ha dado a conocer a través de la pequeña pantalla, aunque las historias que muestran no son de ficción precisamente.

Teresa y Jesús, ayer, en la sede de La Caixa de Zaragoza.
Relatos de vida en la publicidad
CARLOS MONCíN

Son nuevos en estas lides, pero ya se empiezan a manejar con cierta soltura. Teresa trabaja en los cines Palafox y Jesús, en la planta de reciclado Urbaser de La Cartuja. Pero no se les reconoce por ello, sino porque sus rostros están apareciendo en la tele, en los nuevos anuncios de la obra social de La Caixa, dentro de la campaña 'Historias con alma'. Pero la historia que cuentan en ellos no es ficción, es la suya propia, y la comparten para dar ejemplo.

Teresa Colón sufrió un accidente de coche hace seis años. Tiene afectada la memoria reciente y el aparato psicomotor. Estuvo trabajando como auxiliar administrativo en la Expo, pero después estuvo bastante tiempo intentando encontrar trabajo. "Y en todas las entrevistas me decían eso de 'ya te llamaremos", señala. Gracias al programa de inserción social Incorpora que desarrolla esta entidad bancaria, consiguió un trabajo en los cines Palafox de Zaragoza. Y es allí, sentada en una butaca, donde cuenta su caso. "Tenía ganas de estornudar... y bostezaba. Es igual de raro que suena", cuenta con total sinceridad ante la cámara. Fuera de ella, esta joven de 26 años reconoce que su experiencia televisiva le ha servido como un reconocimiento a su esfuerzo. Y para seguir luchando. "He tenido un golpe que cambia tu vida de manera radical. Y, a veces, te cansas de los ejercicios. Pero luego siempre pasan cosas que hace que todo merezca la pena", afirma.

La vida de Jesús Romero ha sido distinta. Pero comparte con su compañera un historial de empeño en salir adelante. "Soy feliz de trabajar tras veinte años con el alcohol", cuenta. Ahora, ha cumplido los 49 y espera que su vivencia personal sirva de salvavidas para gente en esta misma situación. "Animo a la gente a que no haga lo que hice yo: beber, estar solo, pasarlo mal", afirma. Hoy, totalmente rehabilitado, da las gracias a quienes le ayudaron a entrar en la empresa de reciclaje a la que acude cada mañana, y que ve como un símil de sus propias vivencias: "Me he reciclado igual que aquí -dice, convencido, en su 'spot', desde su puesto de trabajo-. ¡Qué cosas más raras!, ¿verdad?".

A la campaña publicitaria se presentaron personas en riesgo de exclusión que se han servido del programa Incorpora para encontrar un empleo, que han sido más de 25.000 en tres años, mil de ellos en Aragón. La propia obra social de La Caixa proponía sus candidatos. Y de todo ese castin, salieron elegidas tres personas, de las que da la casualidad que dos son aragoneses. El otro, Borja Villalba, de 33 años, es un discapacitado que cada día da lo mejor de sí mismo en una clínica de Palma.

Televisión, pero real

Aunque sus caras comiencen a ser populares por obra y gracia de la pequeña pantalla, quieren dejar bien claro la veracidad de sus testimonios. "Cuando vemos los anuncios, pensamos que son actores. Pero, en este caso, no; son personas muy cercanas, dos de ellos vecinos nuestros de Zaragoza, y merecen toda nuestra atención por el esfuerzo que les ha supuesto", contó ayer Rafael Marqueta, delegado general de La Caixa en Aragón, Navarra y La Rioja.

Por su parte, el director de Marketing Social de la entidad, Daniel Zafra, informó de que estas piezas publicitarias, de un minuto de duración cada una, se están emitiendo actualmente tanto en cadenas nacionales como regionales, y subrayó la valentía de Teresa y Jesús por salir en televisión a explicar su historia personal. "Sus anuncios hablan por sí solos -opinó-. Los dos tienen magia en la mirada". Una mirada que hoy transmite alegría. Y no solo frente a frente, sino también a través de la pantalla de televisión.

Etiquetas