Despliega el menú
Sociedad

BIENESTAR

Pequeñas claves para ser feliz

El japonés Masuo Koyasu, de visita en Zaragoza, lidera un programa internacional de investigación sobre la felicidad.

Masuo Koyasu posa en una de las clases de la Facultad de Educación de Zaragoza, donde hoy y mañana impartirá unas conferencias
Pequeñas claves para ser feliz
ESTHER CASAS

¿Cuál es la receta de la felicidad? Nadie la sabe, pero hay gente que se acerca. Que se lo digan al japonés Masuo Koyasu, vicedecano de la Facultad de Educación de Kioto, que lidera un programa internacional de investigación acerca de la felicidad. Aunque no es fácil medirla, el profesor japonés está trabajando mediante encuestas con estudiantes de su país. En ese estudio, en el que colaboran gente de Estados Unidos, Inglaterra, Corea o México, también trabajó la profesora de Zaragoza Marta Gil Lacruz, que viajó a Japón hace tres años y que ahora ha invitado a Koyasu a pasar unos días en la capital aragonesa. Y ¿cuáles son las conclusiones de este programa? "Aún no tenemos. Empezó en 2007 y acabará en 2012", avanza el profesor, doctorado también en Psicología. Pero no hay que preocuparse. Porque algo sí puede adelantar. Aquí, y en una charla que dará mañana jueves, a las 11.00 en la Facultad de Educación zaragozana. Por lo pronto, él se declara feliz, lo cual ya da bastantes garantías para hacerle caso.

 

La investigación parte de tres hipótesis: "Para ser feliz hacen falta conocimientos y habilidad, la conexión con los demás y perseverar en la búsqueda de la felicidad", revela Koyasu. Y, tras ese punto de partida algo abstracto, añade algunas medidas para lograr el ansiado objetivo. "Hay muchos caminos, incluidas las condiciones económicas y la búsqueda de amistades", afirma. "No hay secretos para lograrlo -añade-, pero sí es importante ser positivo siempre. Más que un estado, es un proceso de aprendizaje". Y, entre los pasos a dar, señala especialmente la protección a la infancia. "Si uno puede recordar los buenos momentos, estará feliz", cree.

 

El interés de este estudioso en la Psicología nació en Secundaria, tras leer un libro sobre la persecución del régimen nazi a las personas con problemas mentales. Y ya nunca le abandonaría. Entre sus líneas de investigación, destaca también su teoría de la comprensión en niños, un asunto sobre el que también impartirá una conferencia, esta tarde a las 19.00. Koyasu se ha centrado en cómo aprenden los pequeños a ponerse en el lugar de los demás. Y, dentro de este estudio, el profesor estuvo incluso involucrado en la elaboración de un videojuego que medía el aprendizaje en habilidades de pensamiento de los niños.

 

Habla en inglés, pero no tiene reparo en nombrar "las tapas", en perfecto español, como su comida favorita en Zaragoza. Aunque ha sido invitado dentro del Programa de Visitantes de Excelencia de la Universidad de Zaragoza, ya estuvo hace unos años en un viaje personal, por lo que ya se considera un embajador aragonés en Japón. Tanto, que aunque no pudo venir en verano de 2008, participó en un programa por Internet que se llamaba 'Amigos de la Expo'. Se perdió la muestra internacional, pero sí pudo ver otras: "La primera vez que vine, coincidí con una exhibición sobre Ramón y Cajal, del que conozco todas sus investigaciones", dice contento. Siempre hay que buscar motivos para ser feliz?

Etiquetas