Despliega el menú
Sociedad

CIENCIA

El Rey de Aragón Pedro III el Grande se teñía de rubio en la Edad Media

Un análisis de los restos del rey de la Corona de Aragón Pedro III el Grande, Jaime II el Justo y Blanca de Anjou constata el uso de tintes y maquillaje por los monarcas medievales.

Recreación de Pedro el Grande
El Rey de Aragón Pedro III el Grande se teñía de rubio en la Edad Media
EFE

Los reyes medievales también se teñían el pelo y se maquillaban, según se ha podido constatar en un análisis de los restos del rey de la Corona de Aragón Pedro III el Grande, Jaime II el Justo y Blanca de Anjou durante la restauración de las tumbas reales en el monasterio de Santes Creus, en Tarragona.

«Pocas tumbas reales han sido investigadas en el mundo de manera científica, bien porque fueron destruidas o porque son inaccesibles a los investigadores por las restricciones de casas reales o gobiernos», ha declarado la coordinadora del proyecto de restauración, Marina Miquel.

Este proyecto está impulsado por el Museo de Historia de Cataluña y se inició en 2010 en el marco de la celebración del 850 aniversario del monasterio cisterciense.

Los análisis de los restos del rey Pedro determinan que era un hombre de tipología alta (1,75-1,80 de estatura), con una cara alargada y que «sufrió una enfermedad infecciosa pulmonar, seguramente una tuberculosis, pero no necesariamente fue la causa de su muerte», ha dicho Miquel.

La investigación química ha determinado «la presencia en los restos de pelos de la barba del rey de Apigenina Genisteina, un producto procedente de la retama y utilizado históricamente para teñir de rubio los cabellos», la misma sustancia ha sido hallada en el pelo de la reina Blanca de Anjou, esposa de Jaime II el Justo.

«Conocemos tratados antiguos de cosmética, pero no sabíamos que el rey Pedro el Gran o Blanca de Anjou se tiñeran de rubio», ha explicado.

En la cara de la reina se ha encontrado además restos de ácido carmínico, que se habría utilizado como maquillaje facial.

En ambos casos se ha realizado la reconstrucción facial, que en el caso de Blanca de Anjou ha permitido constatar que, como pasa en muchas tumbas góticas, la representación escultórica del yacente «no es un retrato fidedigno, sino una idealización estética».

Las investigaciones han demostrado también que Blanca de Anjou murió debido a complicaciones después de un parto, como había escrito el rey en varios documentos oficiales.

El análisis de ADN ha concretado que Pedro el Gran pertenece al linaje mitocondrial H, el tipo de ADN más frecuente en Europa en la actualidad, pero «no ha sido posible con las técnicas actuales clasificar el cromosoma Y, por lo que no se pueden identificar ascendientes ni descendientes masculinos»; mientras que sitúa a Blanca de Anjou en el halogrupo U, otro de los más comunes y antiguos de Europa.

Etiquetas