Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

LA NAVIDAD SE ACERCA

Pasacalles y dromedarios, cara a cara

El grupo de teatro Ars Escénica ofreció ayer una pequeña cabalgata en la plaza del Pilar. Varios personajes le dedicaron una feliz Navidad a los transeúntes, mientras un paje buscaba al destinatario de un enorme regalo.

Pasacalles y dromedarios, cara a cara
Pasacalles y dromedarios, cara a cara

Una extraña individua estuvo ayer de paseo por la plaza del Pilar. Flanqueada por dos hadas de pelo verde y subida a un pedestal, dedicó una sonrisa a todos los transeúntes que, aturdidos, se acercaron para verla de cerca. "¿Es una princesa?" preguntó Nicolás Lorente, de 8 años. Por su forma de saludar lo podía parecer, aunque su hermano Darío, año menor, tenía sus dudas. "No creo, tiene demasiado pelo por detrás". Los mechones a los que se refiere el pequeño son en realidad las alas del espíritu de la Navidad, el personaje que abrió el pasacalles '¡Ya es Navidad!', organizado por el grupo de teatro Ars Escénica.

La comitiva, que no paraba de felicitar la Navidad a los pequeños, se completaba con dos actores vestidos de abetos, que llevaban a cuestas un enorme ángel, y un personaje gordinflón que tiraba de un carro enorme. No, no era Papá Noel, sino un paje entrado en carnes que se justificaba. "Es que he engordado mucho, así que me mandan los regalos un mes antes para que se los entregue a sus dueños". El dignatario vociferaba a los cuatro vientos "¿Es de alguien este paquete? ¡Que me viene sin nombre!". Los niños lo miraban con ojos golosos y Unai, que no llegaba al metro de altura, no paraba de gritar: "¡Mío, mío!", aunque su padre, por detrás, le preguntaba, "¿Pero todo eso te cabrá en el cuarto?".

El pasacalles, que estuvo más de 50 minutos dando vueltas por la plaza, tuvo un duro competidor en esto de los desfiles: los dromedarios que estos días están en la plaza. Los pequeños no sabían a qué lado mirar las dos veces que ambas comitivas se cruzaron. En una de esas estuvieron a punto de chocar, pero el ímpetu con el que se movían los animales llevó al espíritu de la Navidad a modificar ligeramente su trayecto, que cualquiera les plantaba cara.

La afluencia de gente a la plaza del Pilar es continua estos días y ayer se registraron largas colas para visitar el belén de 2000 metros cuadrados. Además, Ars Escénica tiene previsto ofrecer hoy, a las 18.00, el espectáculo: 'Nació la estrella del castillo'.

Etiquetas