Sociedad

TRASPLANTES

Óscar ya sale con los amigos

El joven evoluciona bien y ya ingiere una dieta semisólida, aunque todavía hay que esperar 6 meses para que la función de la musculatura alcance el 90%.

Óscar, en julio pasado.
Óscar ya sale con los amigos

El primer trasplantado total de cara del mundo, operado en el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, evoluciona «muy bien», según destaca el jefe del Servicio de Cirugía Plástica y Quemados y jefe del Programa de Trasplante de Cara del centro, Juan Pedro Barret, principal artífice de la intervención, cuando se cumple un año de la misma.

Barret indica que Óscar se encuentra muy bien, ingiere una dieta semisólida y las personas de su alrededor le comprenden cuando habla sin necesidad de mirarle, teniendo en cuenta que antes de la intervención le era imposible comunicarse directamente con alguien que no fuera de su familia.

«Sale con los amigos, pesca y ha vuelto a hacer lo que hacía antes del accidente», satisfecho y contento porque ha podido retomar su actividad anterior, antes de que se detuviera de golpe. Ni más ni menos de lo que hacía», destaca el especialista, contento por la buena valoración que hacen de ello los psiquiatras y psicólogos que siguen al paciente.

El joven, que antes funcionaba con un agujero en la tráquea para respirar -traqueotomía- y otro abdominal para comer y respirar -gastrostomía-, ha conseguido mucha musculatura en el rostro, a excepción del labio inferior, que le impide sellar bien la fisura labial y pronunciar vocales y consonantes bilabiales.

El especialista admite que habrá que esperar a los 18 meses para conseguir que la función de la musculatura de la cara y la lengua de Óscar alcance entre el 80% y el 90%, lo que para el equipo del Vall d'Hebron es lo «perfecto» para este caso concreto, el primero total en el mundo teniendo en cuenta que también conllevó el trasplante de toda la piel y músculos de la cara, la nariz, los labios, el maxilar superior, todos los dientes, el paladar, los huesos de los pómulos y la mandíbula.

Barret, quien subraya que la mayor complicación del proceso fue el postoperatorio por la incertidumbre de los efectos posteriores, señala que las complicaciones surgidas tras la compleja operación de 24 horas fueron «muy pocas».

En el mundo se han llevado a cabo 13 trasplantes de cara: seis en Francia, tres en EE. UU., uno en China y tres en España.

Con todo, celebra que Óscar «tiene ilusión para volver a trabajar, tiene proyectos», pero todavía está empezando a explorar, y quiere esperar a estar seguro 100% de su habla para dar el paso, porque habla muy deprisa, según el médico, que ha comentado que el paciente incluso se ha hecho con un coche nuevo, lo que es especialmente relevante teniendo en cuenta que su golpe traumatológico fue consecuencia de un accidente.

Etiquetas