Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

CÁNCER

Nuevas terapias contra el cáncer mama logran la desaparición del tumor

Los nuevos tratamientos han logrado una disminución del riesgo de recaídas en un 32%.

Nuevos tratamientos personalizados en el cáncer de mama, en cuyo estudio han colaborado hospitales valencianos, han logrado la desaparición del tumor en el 45% de las mujeres que sobreexpresan un receptor determinado y la disminución de la recaída de las afectadas en un 32%.

Así se ha puesto de manifiesto durante una rueda de prensa con motivo de la celebración del Día Mundial contra el Cáncer, en la que han participado el conseller de Sanidad, Manuel Cervera, la jefa del servicio de Oncología del Hospital Clínico de Valencia, Ana Lluch, y el jefe de servicio de Urología del Instituto Valenciano de Oncología, Eduardo Solsona.

La Comunidad Valenciana «se ha convertido en una de las regiones del mundo más avanzada en la prevención y tratamiento del cáncer», ha afirmado Cervera, quien ha agregado que en el 60% de los casos se consigue una «curación definitiva» y cada año se mejora la supervivencia en cáncer en un 1,5 o 2%. En este descenso de la mortalidad, según ha indicado Lluch, ha contribuido el que cada vez se conoce mejor «la biología de los cánceres en general», lo que está permitiendo plantear «tratamientos individualizados y personalizados».

Lluch ha destacado que en diciembre se presentó en Estados Unidos un estudio multicéntrico europeo, en el que han participado hospitales valencianos, sobre la aplicación de un tratamiento para pacientes con cáncer de mama que sobreexpresan una característica en su tumor que le hace diferente a los demás.

Esta sobreexpresión del tumor, más agresiva, se produce en entre el 25 y 30% de las afectadas por cáncer de mama, y el estudio ha demostrado que cuando estas pacientes reciben dos tratamientos biológicos éstos bloquean esas células y se consigue que el tumor desaparezca en la mama y en la axila en un 45% de los casos.

Aunque este grupo de mujeres tiene que operarse, ya que es la única forma de confirmar que no les queda un tumor residual, en un futuro «no hará falta ni cirugía para la extirpación del tumor en estas mujeres». «Es un hallazgo importante y revela que estamos en el camino porque estos fármacos nuevos tienen muy pocos efectos secundarios, lo que hace aumentar la calidad de las pacientes», ha indicado Lluch.

Según la oncóloga, «aunque todavía nos tenemos que servir de la quimioterapia, estoy convencida de que en un futuro van a ser los tratamientos biológicos los que van a regir el tratamiento».

También ha anunciado que el pasado enero se publicó en la revista New England un estudio en el que participan cuatro hospitales valencianos y que concluye que la aplicación de un tratamiento experimentado en mujeres de bajo riesgo de cáncer de mama disminuye la recaída en un 32%.

Etiquetas