Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

INFORMe DE LA FUNDACIÓN SANTA MARÍA

El pesimismo se instala en el ADN de los jóvenes

Un 85% de los jóvenes encuestados vive con sus padres, trabaje o estudie, y que la familia actual tiene "características socioculturales diferentes con respecto a los últimos años y que existe una tendencia a una mayor individualización".

Los jóvenes españoles con edades comprendidas entre los 15 y los 24 años consideran "muy importante" a la familia (71%) y tener salud (69%), así como amigos y conocidos (59%), según ha explicado Juan M González-Anleo, uno de los autores del informe 'Jóvenes Españoles 2010', el octavo de la Fundación Santa María (Fundación SM).

Así, González-Anleo (redactor del capítulo 'Los valores de los jóvenes y su integración socio-política') ha destacado que "llama la atención que un 46,3% de los encuestados declara su falta de confianza en un futuro prometedor independientemente de la crisis económica" y que un 35,6% afirma que "por muchos esfuerzos que uno haga en la vida nunca se consigue lo que se desea".

"El pesimismo debe ser característico de esta generación porque según varios estudios los españoles son más optimistas que la media europea", ha dicho. Además, ha afirmado que "la conciencia ambiental de los jóvenes ha disminuido" y que un 42% "considera que el equilibrio de la naturaleza es lo bastante fuerte como para resistir los impactos medioambientales", frente a un 25% que opinaba esto en 2005.

Por lo tanto, según ha añadido, "el perfil del joven concienciado y comprometido con el desarrollo sostenible está claramente desfigurado, especialmente en lo que a comportamientos se refiere". En este sentido, según se desprende del informe, un 69%  cree que "hay que apagar las luces y los aparatos eléctricos cuando no son necesarios"; un 61% opina que "hay que limitar el consumo de agua corriente" y un 55% defiende "la necesidad de separar residuos y usar los contenedores apropiados".

Un 85% vive con los padres

Por su parte, el profesor de Sociología de la Universidad de Málaga Luis Ayuso (autor del capítulo 'Juventud y familia en los comienzos del siglo XXI') ha comentado que un 85% de los jóvenes encuestados vive con sus padres, trabaje o estudie, y que la familia actual tiene "características socioculturales diferentes con respecto a los últimos años y que existe una tendencia a una mayor individualización".

Ayuso también ha indicado que "las jóvenes están más implicadas en las tareas del hogar que ellos", al tiempo que ha afirmado que los motivos por los que discuten con los padres son "la colaboración en el trabajo doméstico, los estudios y la hora de llegada a casa por las noches". Además, ha señalado que la edad deseada para emanciparse es de 27 años y que los motivos de emancipación son "conseguir trabajo (52,9%), terminar los estudios (38,2%) y conseguir una vivienda apropiada (36,5%).

Por otro lado, Maite Valls (autora del capítulo 'Las creencias religiosas de los jóvenes') ha señalado que "un 53,5% de los jóvenes encuestados se define como católicos; un 42% como no religiosos; un 17% ateo; un 16% como indiferentes al hecho religioso y un 2% creyente de otra religión". Esto supone, según ha comentado, que la religión "sigue siendo importante" para este colectivo.

No obstante, indica que "menos de un 30% de los jóvenes españoles acepta el resto de creencias relacionadas con la religión cristiana --exceptuando la existencia de Dios--". Concretamente, un 28,8% cree en los pecados; 28,2% cree en la vida después de la muerte o un 18,8% en la resurrección de los muertos".

Además, Valls ha explicado que un 62% de los jóvenes afirma "no asistir nunca o prácticamente nunca a la Iglesia" y que "un 7 por ciento cumple con el precepto dominical de ir a Misa". Asimismo, el informe señala que la Iglesia "es una institución poco valorada" y que los datos "no apuntan a una gran influencia de la religión en la vida personal de los jóvenes y parece que los jóvenes se han vuelto más crédulos respecto a los métodos pararreligiosos".

Etiquetas