Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

Las temperaturas dan una tregua en el incendio de Los Ángeles

El mayor fuego de la historia del condado ha arrasado ya 50.000 hectáreas y los bomberos lo han controlado solo en un 5%.

Las temperaturas dieron tregua a los equipos de extinción del incendio que ha arrasado casi 50.000 hectáreas, calcinado decenas de casas y dejado dos muertos en el condado de Los Ángeles, donde se esperaba frenar ayer el avance de las llamas.

El fuego, cuyas causas se investigan, se encuentra controlado solo en un 5% y se ha convertido ya en el mayor de la historia de ese condado en el último siglo.

La meteorología se alió ayer con los bomberos por primera vez desde que se originó el fuego el pasado miércoles en el parque natural Angeles National Forest, al noreste de Los Ángeles, una zona seca y de denso matorral que no había ardido en 40 años.

Las nubes hicieron acto de presencia en el sur de California, lo que refrescó el ambiente cerca de cinco grados, hasta el límite de los 30, incrementó la humedad ambiental y podrían traer ligeras precipitaciones. Buenas noticias para los miles de bomberos que trabajan en agotadores turnos de doce horas y que el domingo sufrieron un duro golpe anímico por la muerte de dos compañeros.

"Me siento mucho más optimista hoy que ayer", aseguró el comandante del servicio forestal de EE. UU., Mike Dietrich, quien el lunes había calificado el incendio de "furioso" para rebajarlo ahora a la categoría de "malhumorado y terco sin motivo aparente".

"Hemos progresado la pasada noche, no solo por la humedad, sino por una buena lucha contra el fuego. Están peleando por cada centímetro", explicó Dietrich. Actualmente 10.000 viviendas siguen amenazadas por las llamas y 4.300 personas continúan desalojadas, aunque anoche se preveía que se retiraran las órdenes de evacuación para algunas áreas.

En el último parte, las autoridades rebajaron la cifra de edificaciones calcinadas a algo más de 50, si bien no se especificó si eran inmuebles residenciales o estructuras de otro tipo.

Uno de los frentes del fuego más preocupantes es el que rodea la cima del monte Wilson, donde se encuentra un centro de comunicaciones con repetidores que dan señal de televisión y telefonía al condado de Los Ángeles.

Las llamas aún no han alcanzado las instalaciones y, después de abandonar el lugar el lunes ante la proximidad del fuego, se dio el visto bueno para que los Bomberos regresaran ayer a la zona a continuar con sus trabajos preventivos.

"Estamos haciendo todo lo posible para salvar vidas, propiedades y recuerdos", comentó ayer el gobernador estatal, Arnold Schwarzenegger, en una rueda de prensa en Los Ángeles. El mandatario se esforzó en disipar las dudas generadas en los medios sobre la capacidad financiera de la endeudada California para hacer frente a este desastre, especialmente después de los anunciados recortes en el gasto aprobados en el último presupuesto.

Junto al incendio en Los Ángeles, California cuenta con otros siete focos activos.

Etiquetas