Despliega el menú
Sociedad

DESDE ENERO

Las principales marcas de tabaco cuestan 40 céntimos más

Las compañías tabaqueras han realizado varias subidas de precio desde el inicio del año, y Altadis (y su propietaria, Imperial Tobacco), British American Tobacco (BAT), JT International y Philip Morris han ajustado los precios de sus principales marcas, incrementando los precios entre 35 y 45 céntimos de euro.

Los fumadores no están de suerte y además de la nueva Ley Antitabaco que restringirá los lugares donde podrán fumar, comprar cigarrillos de marcas como Marlboro, Fortuna, L&M, Pall Mall, Camel, Chesterfiel, Coronas,  JPS les resulta

hoy 40 céntimos de euro más caro que en enero.

Las compañías tabaqueras han realizado varias subidas de precio desde el inicio del año, y Altadis (y su propietaria, Imperial Tobacco), British American Tobacco (BAT), JT International y Philip Morris han ajustado los precios de sus principales marcas, incrementando los precios entre 35 y 45 céntimos de euro.

La subida de 40 céntimos de euro se ha producido en las gamas de cigarrillos de 'Fortuna, Marlboro, Lucky Strike, Benson & Hedges, Camel, Gauloises, JPS, Nobel, Pall Mall y Winston.

En 45 céntimos de euro se han incrementado las cotizaciones de la gama de "Coronas Negro Clásico/Oro/Plata Duro" o la de "Ducados Azul/Blando/Duro".

La subida, sin embargo, no se ha realizado de "golpe", sino que las empresas han ajustado sus precios con incrementos a primeros de año y una segunda oleada de subidas en las últimas semanas, con el objetivo, estas últimas, de anticiparse a la subida del IVA que se producirá el próximo 1 de julio.

Los movimientos de precios que realizan las compañías, además, son "vigilados" por la competencia, con el objetivo de no quedarse fuera de mercado, como lo demuestra el reciente movimiento protagonizado por Altadis.

Esta compañía, propietaria de "Fortuna", elevó el pasado 1 de junio el precio de sus labores de picadura entre 5 y 10 céntimos (entre ellas For U!, Fortuna y JPS), pero semanas después ha reposicionado de nuevo estas marcas tras constatar que la competencia no ha movido al alza los precios de sus respectivas marcas de tabaco de liar.

De este modo, el pasado sábado ha dado marcha atrás a su decisión y ha rebajado el precio de las marcas en la misma proporción en que las aumentó en su momento, de forma que vuelven a costar lo mismo que antes de la subida.

Las compañías adoptan sus políticas de precios tras conjugar muchas variables: su hueco de mercado y su posición entre la competencia, pero también la situación económica de su público objetivo.

En este sentido, la crisis económica ha dejado sentir su efecto en las ventas de tabaco, y en los cuatro primeros meses del año la venta de cigarrillos descendió un 10,65 por ciento respecto al mismo período de 2009, hasta los 1.149,3 millones de cajetillas, según los últimos datos facilitados por el Comisionado para el Mercado de Tabacos.

Sin embargo, en términos de valor, y por el efecto de la subida de precios, las ventas de cigarrillos alcanzaron desde enero y hasta abril los 3.628 millones de euros, lo que supone un aumento del 5,26 por ciento con respecto al año anterior.

La crisis económica también ha dejado su huella en la picadura de liar, ya que tras un año de continuas subidas de su precio, sensiblemente más bajo que el de las cajetillas, sus ventas acumuladas cayeron un 16 por ciento en los cuatro primeros meses, hasta los 1.469.267 kilos, aunque los ingresos aumentaron un 32 por ciento respecto al primer cuatrimestre de 2009.

Etiquetas