Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

ESPACIO

La Vía Láctea pesa más y orbita más rápido de lo que se pensaba

Los investigadores explican que, al ser más veloz y pesada, la galaxia tiene una mayor fuerza gravitatoria, lo que significa que las posibilidades de colisionar con la galaxia Andrómeda u otras más cercanas y pequeñas son mayores.

Hasta ahora, el valor de las magnitudes de la Vía Láctea se calculaba mediante mediciones indirectas
La Vía Láctea pesa más y orbita más rápido de lo que se pensaba
EFE

Científicos estadounidenses han descubierto que la Vía Láctea pesa un 50 por ciento más de lo pensado y orbita a 965.600 kilómetros por hora, casi 161.000 kilómetros por hora más rápido de lo que se consideraba anteriormente.

El equipo, formado por integrantes del Observatorio Nacional de Radio y Astronomía (EEUU) y del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian, presentó los resultados de su investigación en una reunión de la Sociedad Americana de Astronomía en Long Beach (California).

Los investigadores explican que, al ser más veloz y pesada, la galaxia tiene una mayor fuerza gravitatoria, lo que significa que las posibilidades de colisionar con la galaxia Andrómeda u otras más cercanas y pequeñas son mayores.

"Se acabó el pensar en la Vía Láctea como la hermana pequeña de Andrómeda en nuestro Grupo Local", afirmó el científico Mark Reid, del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian.

El hecho de que las observaciones científicas se lleven a cabo desde el interior de la galaxia dificulta las mediciones y el estudio de su estructura, algo más sencillo para el resto de galaxias, de las que se puede obtener una imagen general.

Hasta ahora, el valor de las magnitudes de la Vía Láctea se calculaba mediante mediciones indirectas.

Sin embargo, los radiotelescopios VLBA de la Fundación de Ciencia Nacional de EEUU registran imágenes de alta calidad y medidas directas de distancias y movimientos que no dependen de otras propiedades, como el brillo.

En las imágenes de la galaxia captadas por los radiotelescopios, los científicos han localizado regiones de prolífica formación de estrellas en las que moléculas gaseosas aumentan las emisiones de radio.

Estas áreas sirven de marcas brillantes para el radiotelescopio, lo que ha permitido determinar los movimientos tridimensionales de esas regiones, que en su mayoría no siguen un camino circular a medida que se mueven por la galaxia, sino elíptico y a una velocidad inferior a las descritas por el resto de regiones.

Los investigadores atribuyen estos movimientos a las ondas expansivas de densidad espiral, que toman gas de una órbita circular, lo comprimen para formar estrellas y originan una nueva órbita elíptica.

Estos procesos, explican los científicos, contribuyen a reforzar la estructura espiral de la Vía Láctea.

El equipo sugiere además que la galaxia tiene cuatro brazos de gas y polvo en espiral en los que se forman estrellas, no dos.

Etiquetas