Despliega el menú
Sociedad

13 ESPAÑOLES A BORDO

La tripulación del 'Playa de Bakio' se encuentra en buen estado, mientras sus captores piden rescate

Los captores afirman que son una milicia somalí y confirman que sólo quieren dinero a cambio de los rehenes.

El secuestro frente a las costas de Somalia del atunero vasco Playa de Bakio pretende ser utilizado por los captores como una forma de financiación, ya que reclaman dinero a cambio de la liberación de los 26 tripulantes, 13 de ellos españoles. A la espera de avances en su situación, los trabajadores del atunero confirmaron vía telefónica su buen estado de salud, mientras el Ejecutivo español trabaja para lograr una "rápida y feliz solución" del conflicto, según afirmó la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, que defendió las buenas gestiones del Gobierno pese a las críticas llegadas desde el Ejecutivo vasco.

El capitán del atunero español apresado en alta mar a 230 millas de Somalia confirmó el buen estado de salud de toda la tripulación. "Estamos bien todos. De momento, no hay problemas", declaró el capitán a RNE, que confirmó una situación también ratificada por otros de los españoles secuestrados, que pudieron conversar con distintos medios de comunicación, si bien insistían en que los piratas les mantenían vigilados.

El secretario general de Política de Defensa, Luis Cuesta, subrayó que la fragata Méndez Núñez, uno de los buques más modernos de la Armada Española, tiene previsto acercarse a lo largo del martes a la nave para lograr disuadir a los secuestradores, que mantienen retenido al Playa de Bakio en "aguas internacionales". En Madrid, se ha constituido una célula de seguimiento presidida por el jefe de Estado Mayor de la Defensa y compuesta por altos cargos de los Ministerios de Defensa, Exteriores y Medio Ambiente y Rural.

Cuesta mostró su confianza en que la crisis se resuelva felizmente, por tratarse de una cuestión económica. Y es que, si algo han dejado claro los piratas ha sido la demanda monetaria. Así, en declaraciones a RNE, uno de los captores explicó en un precario inglés que "no problem, this is money" ("no hay problema, se trata de dinero"), achacando la petición a la difícil situación económica del país africano.

La misma confianza fue demostrada por De la Vega, quien durante su intervención en la presentación de una exposición en Madrid envió un mensaje "de acompañamiento y tranquilidad" a los familiares de la tripulación, a quienes también expresó la esperanza del Gobierno de que todo quede resuelto de forma "rápida y feliz". En este sentido, destacó que el Ejecutivo permanece "en contacto permanente" con el armador del buque, países aliados con presencia militar en la zona, como Francia o Reino Unido y las autoridades regionales de Galicia y País Vasco, de donde proceden ocho y cinco de los tripulantes retenidos, respectivamente.

En este sentido, el consejero vasco de Pesca, Gonzalo Sáenz de Samaniego, pidió al Gobierno central la constitución de una delegación para afrontar la negociación con los asaltantes. Asimismo, destacó como prioridad ahora "solventar el problema", para una vez resuelto exigir responsabilidades y evitar un tipo de incidentes que se está convirtiendo ya en habitual frente a Somalia, donde recientemente también permaneció retenido un barco francés.

Comparecencia de Moratinos

Precisamente el PNV exigió la comparecencia urgente en el Congreso de los Diputados del ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, para que aclare la actual situación y las medidas a adoptar, según el portavoz de la formación vasca, Josu Erkoreka. A su juicio, el Ejecutivo central ha actuado con "ligereza" no adoptando "las medidas preventivas" anteriormente reclamadas. Por este motivo, el PNV registró una iniciativa en la Cámara Baja con aires de crítica, coincidiendo con otra llevada ante el Consejo de la Unión Europea mediante la cual se reclama un protocolo de defensa comunitario que permita a cualquier buque militar del continente intervenir ante un ataque a otro barco europeo.

También se refirió al asunto la Asociación Nacional de Armadores de Buques Atuneros Congeladores, a la que pertenece la empresa atunera propietaria del buque asaltado el fin de semana. En un comunicado, la agrupación pidió a Bruselas la adopción de medidas en relación a un problema de seguridad de largo conocido en una de las zonas con mayores casos de piratería del mundo.

Etiquetas