Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

FAMILIA

La mujer trabajadora o con pareja de hecho es más fértil

Un estudio avalado por la ONU desvela que la mejor política familiar es el desarrollo social de un país.

La tasa de fertilidad de las parejas europeas que conviven sin casarse o donde la mujer trabaja es más alta que la media. Así lo revela un estudio realizado por un grupo de expertos bajo la coordinación de Naciones Unidas y cuyas conclusiones se discuten desde ayer en una conferencia internacional sobre los cambios demográficos experimentados en Europa en las últimas décadas.

"Antes, cuanto más alta era la participación de la mujer en el mercado laboral, menor era la tasa de fertilidad"; ahora, "la fertilidad es mayor allí donde la participación femenina es más elevada", dijo Francesco Billari, director del Centro de Investigación Social de la Universidad Luigi Bocconi (Italia).

Asimismo, señaló que la fertilidad también sube "cuando la familia tiene un comportamiento menos tradicional", como en situaciones de convivencia sin matrimonio.

Otro factor clave que estimula la decisión de tener hijos es el bienestar, que está subjetivamente asociado a la felicidad. "La felicidad tiene una relación positiva con la fertilidad. Existen pruebas de que los individuos más felices tienen más tendencia a intentar tener niños", explicó.

De los estudios realizados para la conferencia, que abarcan a 15 países de Europa, se desprende que "la percepción de que los niños aportan felicidad es más fuerte en países donde hay una mayor compatibilidad entre trabajo y familia" y mencionó a Francia como ejemplo. "Los franceses tienen la impresión de que tener hijos no dañará su felicidad, sino que la aumentará", comentó.

Todo esto indica un cambio profundo con respecto al comportamiento de las generaciones pasadas frente a la familia, puesto que antes, "cuando los indicadores de desarrollo humano progresaban, la fertilidad bajaba".

Ahora, "cuanto mayor es el desarrollo humano, la gente tiene en promedio más hijos", de modo que "actualmente la mejor política familiar es el desarrollo económico y social de una nación", según Billari.

Esto explica, por ejemplo, que los países nórdicos, donde las bajas de maternidad son de un año como media; las de paternidad, de varias semanas, y las políticas estatales favorecen a las familias, exhiban tasas de fertilidad superiores a la media europea.

Etiquetas