Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

SALUD

Esperanzador avance contra el alzhéimer

Varios fármacos en fase experimental combaten el deterioro neuronal en las fases precoces de la enfermedad. Algunos especialistas, sin embargo, llaman a la cautela porque estos medicamentos pueden acabar creando "falsas expectativas" a los pacientes y sus familiares

El mal del Alzheimer se podrá prevenir, o al menos disminuir sus síntomas. Así lo aseguran investigadores españoles, que han creado un fármaco que podría combatir de manera más eficaz los efectos de la enfermedad del olvido El compuesto, obra del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y Neuropharma, impediría la formación de ovillos neurofibrilares, uno de los causantes de la enfermedad. Los primeros resultados, probados en fase pre-clínica en diferentes modelos animales, demuestran que es capaz de frenar el grado de demencia de una enfermedad que tiene 26 millones de afectados en el mundo.

El fármaco entrará en los próximos meses en la fase II de su ensayo, y solo causaría efecto en pacientes en estadio inicial de la enfermedad. El estudio ha sido avalado después de que se administrará a 140 voluntarios sanos con resultados favorables.

"Si la investigación concluye con éxito, estaríamos ante un fármaco modificador del alzhéimer que frenaría el proceso de muerte neuronal asociado a la patología, y por consiguiente, el deterioro cognitivo que le acompaña", afirma Ana Martínez, investigadora del CSIC.

Pero no solo desde España se buscan modos para combatir la patología. Investigadores de la Universidad de Aberdeen (Escocia) han presentado en las últimas fechas el Rember, una droga experimental que ha sido administrada a 321 pacientes, todos con un alzhéimer moderado, y que ha sorprendido con su eficacia a los propios investigadores.

Las investigaciones tienen como objetivo la mejoría del rendimiento cognitivo, la reducción de los depósitos de amiloide y TAU y la disminución de la neuroinflamación y de la pérdida neuronal. Asimismo, como señala Ana Martínez, atestiguan "la importancia que está cobrando la línea de investigación en torno a la proteína TAU", elemento que interviene en la formación de los ovillos.

Aunque los resultados son muy esperanzadores, aún queda mucho camino por recorrer. "Se trata de un proceso que, de tener éxito, podría prolongarse unos cinco años", explica la investigadora.

Se esperan más ensayos en los próximos meses para determinar el rango de dosificación apropiado. Una vez concluida esta segunda etapa, restaría el desarrollo de un estudio con más de 1.000 enfermos para confirmar su eficacia, previa a la ansiada comercialización del producto a escala mundial.

"Solo un ensayo prematuro"

Sin embargo, no todo son voces favorables en relación a este descubrimiento, puesto que son muchos los científicos que llaman a la prudencia. Entre ellos, el catedrático e investigador Fernando Valdivieso, Premio Nacional de Investigación sobre el alzheimer, que pide que no creen "falsas expectativas" sobre los efectos de Rember. "La comunidad científica se conformaría por el momento con que algún fármaco redujera el deterioro en solo un 20%", aseguró.

"Ojalá fuera cierto, pero de momento es un ensayo prematuro y hay que esperar a ver qué ocurre con la fase dos, la fase tres y con sus efectos secundarios", añadió.

Etiquetas