Despliega el menú
Sociedad

TERRIBLE PARRICIDIO

El perturbado que decapitó a su madre había sido detenido cuatro veces por malos tratos

Ángel Caratenutto Macanás, de 34 años, el perturbado que este lunes mataba y decapitaba a su madre en Santomera (Murcia) padece serios trastornos mentales y ya había sido detenido en cuatro ocasiones por malos tratos. Incluso se dictó una orden de alejamiento contra él pero que no llegó llegó a cumplir pues, explican los vecinos, la víctima, Teresa Macanás, de 57 años, aseguraba que últimamente su hijo había cambiado de actitud.

El suceso se produjo sobre las 21.30 horas del lunes, cuando el presunto homicida y su madre se encontraban en un mesón de la familia y, por razones que todavía están siendo investigadas, el hombre se abalanzó sobre su madre y comenzó a asestarle puñaladas hasta la muerte. Posteriormente y con el mismo cuchillo le decapitó con un corte a la altura de la boca, según explicó un testigo y se la llevó bajo el brazo paseando con ella por las calles.

El propósito del parricida era depositar la cabeza de su madre, conocida como Teresa 'la estanquera', pues regentaba un establecimiento de este tipo, a las puertas del Ayuntamiento. Y así lo hizo, según informaciones de medios locales, tras lo cual esperó en la escalinata del Consistorio para ser detenido por la Policía Local, entre el horror de algunos vecinos, que se habían agolpado en los alrededores y que no podían creer lo que estaban contemplando. Este martes varias decenas de personas rindieron homenaje a la víctima con varios minutos de silencio en la plaza del ayuntamiento. TVE difundió imágenes de Teresa Macanás en 2001 denunciano la angustia por la que pasaba por las amenazas que sufría de su hijo enfermo mental.

El delegado de Gobierno en Murcia, Ángel González, subrayó que el parricida "había sido arrestado hasta cuatro veces por malos tratos a ésta". Estos episodios de violencia denunciados por la víctima había llevado a un juez a dictar una orden de alejamiento que ninguno de los dos había llegado a cumplir, ya que, Teresa señalaba que últimamente su hijo había cambiado de actitud. En este sentido, los vecinos aseguran que incluso horas antes del suceso, madre e hijo habían sido vistos en actitud feliz y hasta habían presumido del buen rumbo que llevaba la relación.

Sufría trastornos mentales

Según han relatado algunos vecinos, Ángel era muy conocido en Santomera por los trastornos mentales que sufría desde hace años y que le habían obligado a internarlo en centros especializados en varias ocasiones. El homicida tiene una hija de unos diez años de edad y se encuentra divorciado desde hace años. Tras su detención fue conducido a las dependencias de la Comandancia de la Guardia Civil donde fue interrogado y puesto a disposición judicial.

Por su parte, la familia de la víctima fue atendida por un psicólogo tras el suceso, concretamente la hija de la fallecida y sus dos nietas. Mientras, el cadáver fue conducido al Instituto de Medicina Legal de Murcia, donde este martes se le practicó la autopsia.

Etiquetas