Despliega el menú
Sociedad

ARAGONESES FUERA

El hogar de los aragoneses en Barcelona

El Centro Aragonés de Barcelona cerró ayer las celebraciones por sus cien años de singladura social y cultural.

Jacinto Bello, Ramón Salanova y Antón Castro, en el acto de clausura del Centenario del Centro Aragonés de Barcelona.
El hogar de los aragoneses en Barcelona
GENARO FONTáN

El reformado Teatro Goya fue escenario ayer del broche de oro de las celebraciones del Centenario del Centro Aragonés de Barcelona. En un acto celebrado a partir de las 20.00, y ante la presencia de más de 500 invitados y autoridades aragonesas y catalanas, el CAB puso colofón a su primer centenario de existencia como entidad bisagra entre ambas comunidades y segundo hogar de los miles de aragoneses emigrados a Barcelona.

Durante el acto se presentó oficialmente en la Ciudad Condal el libro 'Cien años del Centro Aragonés de Barcelona', del periodista y escritor Antón Castro. En sus más de 200 páginas se recogen decenas de fotos, historias y personajes que forman parte del pasado de esta institución.

"Lo mejor de todo es que el Centro Aragonés de Barcelona sigue construyendo el futuro. Programa, organiza charlas y exposiciones, está alerta a cuanto sucede en Aragón y en Cataluña, mantiene e incrementa sus secciones clásicas, y busca recambios, nuevas generaciones", aseguraba ayer Antón Castro.

"En el año del centenario ha querido tomar impulso, ha renovado su espectacular biblioteca de 15.000 volúmenes y ha encargado dos murales al pintor aragonés Jorge Gay, que se titulan con toda la intención del mundo 'El lugar de los sueños' -añadió-. No se mira hacia atrás con delectación o con dolorosa nostalgia: se mira hacia atrás para tomar fuerzas, para afirmarse sobre las huellas de la memoria y para alimentar de nuevo certezas y quimeras el futuro".

Tras las intervenciones del presidente del Centro Aragonés de Barcelona, Jacinto Bello; el secretario general técnico de Vicepresidencia del Gobierno de Aragón, Ramón Salanova; y la presentación del libro de Antón Castro, el acto concluyó con la interpretación de una pieza por parte de la orquesta de pulso y púa Aires del Moncayo, una jota y la canción 'Aragón', de José Antonio Labordeta.

También hubo espacio, cómo no, para la jota. Ángeles Pérez, directora del grupo de canto del centro, entonó dos coplas, una de ellas alusiva al centenario de la institución. Y Javier Mora, profesor de baile, también dejó una pequeña muestra de su arte.

Acto seguido tuvo lugar un cóctel para los asistentes en las dependencias del Teatro Goya, ubicado bajo el propio Centro Aragonés de Barcelona.

La presentación del libro de Antón Castro cerró la celebración del centenario

Etiquetas