Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

GRIPE A

El Gobierno aprueba un protocolo para evitar que la Administración quede 'desasistida' por la gripe A

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, anunció este viernes que el Gobierno aprobó dos acuerdos para garantizar que se mantendrá en correcto funcionamiento los servicios de la Administración General del Estado y para prevenir y proteger a los empleados públicos ante la pandemia de la gripe A. Así, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado darán prioridad a sus servicios operativos sobre los administrativos y de gestión.

Tras la celebración del Consejo de Ministros de este viernes, la ministra Salgado, que sustituye en sus funciones de portavoz a María Teresa Fernández de la Vega por una operación, comunicó que se ha creado un protocolo de cobertura de puestos de trabajo desempeñados por empleados públicos que consideran "esenciales" y que "no deberían quedar desasistidos como consecuencia de la situación creada por el virus en el supuesto que tenga mayor incidencia de los que en este momento esperamos".

En el primero de los acuerdos, se pidió a los ministerios que, bajo la coordinación del Ministerio de Presidencia y de Sanidad y Política Social, redacten un 'Plan de Actuaciones ante la pandemia de gripe producida por el nuevo virus A' de acuerdo con las autoridades sanitarias. De este modo, cada Subsecretario debe supervisar, coordinar y realizar el seguimiento interno de estos planes.

Además, se adopta una estructura de coordinación que estará formada por la Comisión de Seguimiento para gestión de crisis de la gripe A, como órgano máximo de coordinación; el Comité Ejecutivo Nacional para prevención, control y seguimiento de la gripe A, formado por representantes de la Administración General del Estado y de Comunidades Autónomas en representación del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, que se encargará del seguimiento desde el punto de vista sanitario, y un Comité de Coordinación de los Servicios de la Administración del Estado. Este último estará formado por los Ministerios de la Presidencia, de Sanidad y Política Social, y de Política Territorial.

El segundo de las medida acordadas en el Consejo de Ministros determina las reglas por las que se regirá la movilidad excepcional y transitoria de los empleados públicos de la Administración con el objetivo de garantizar que no queden desasistidos determinados puestos de trabajo como consecuencia de la gripe A. En concreto, los puestos de atención al público y los que resulten esenciales para el funcionamiento de los servicios serán prioritarios.

"Los datos que ha ofrecido la ministra de Sanidad nos indican que la gripe A ha tenido una incidencia relativamente leve en los países del Hemisferio Sur, donde han pasado el invierno, pero evidentemente hace falta estar preparados y dentro de esto figura asegurar el mantenimiento de los servicios públicos y garantizar la salud de los empleados públicos", reconoció Salgado.

Las Fuerzas de Seguridad, las promeras en prepararse

Por su parte, el director general de la Policía y de la Guardia Civil, Francisco Javier Velázquez, anunció la puesta en marcha en ambos cuerpos de un plan de actuación ante ka pandemia de la gripe A. La Dirección General se ha adelantado a los acontecimientos y se ha situado entre las primeras instituciones que adoptan un protocolo de actuación ante la posible situación de emergencia ocasionada como consecuencia del virus H1N1.

Este plan de actuaciones se ha aprobado esta misma semana en el Consejo de la Policía y ha sido acogido con gran satisfacción por todos los sindicatos policiales. Según reconoce el Ministerio de Interior en un comunicado, el virus H1N1 podría ocasionar un alto índice de absentismo por contagio, una disminución de efectivos altamente cualificados y la interrupción temporal de servicios externalizados que repercutirían en la operatividad policial.

Entre las actuaciones previstas se encuentra un programa de conferencias y reuniones formativas a todo el personal de las unidades sobre los aspectos principales de la gripe y las medidas de higiene personal. La Dirección General utilizará todos los recursos técnicos disponibles, principalmente la Intranet, para la difusión y distribución de carteles y folletos informativos sobre la enfermedad, con el objetivo también de erradicar cualquier falsa información o rumor no fundamentado.

Se trasladará a todo el personal la necesidad de seguir las recomendaciones higiénico-sanitarias dictadas por las distintas organizaciones de salud. Entre las medidas adoptadas en este aspecto se encuentran la dotación de papeleras adecuadas para la eliminación de pañuelos desechables, dispensadores de jabón, toallas de papel en los baños, adquisición de geles de alcohol, extremar las medidas de limpieza en las superficies de contacto, limpieza del escáner dactilar del DNI después de cada uso y dotación de mascarillas y guantes de látex en los casos necesarios.

El plan recomienda también mantener la humedad y ventilación adecuadas, minimizar la ocupación de los espacios cerrados, evitar corrientes de aire frío, mantener la temperatura por encima de los 20 grados y revisar los filtros de climatización.

Centros con zonas de aislamiento

En otro sentido, los servicios médicos de cada Unidad tendrán conocimiento de forma inmediata de los casos positivos que puedan producirse para que se adopten las medidas oportunas. Además, dichas actuaciones deben extremarse en los centros con características especiales, como la Escuela de Policía o las residencias de las Unidades de Intervención.

Si se produjera un número importante de casos en estas instalaciones, y no fuera posible remitirlos a su domicilio, se habilitaría una zona para realizar el "aislamiento domiciliario", teniendo previsto incluso el cierre temporal o cese de actividad en ese centro.

Por su parte, la Unidad Central sanitaria realizará un seguimiento y control de la enfermedad en cada demarcación y las vacunaciones se realizarán siguiendo los criterios que establezca el Ministerio de Sanidad. Los integrantes de servicios esenciales, como Seguridad Ciudadana; TEDAX, servicios de protección de autoridades, cargos públicos, personas amenazadas o edificios; la tripulación de servicios aéreos y marítimos; o personal de las Unidades de Intervención- serán los primeros en recibir, si procede, la correspondiente vacunación.

Si la evolución de la gripe hiciese peligrar el normal desarrollo de los servicios, los diferentes Jefes de Unidad podrán prever la sustitución de personal y la adopción de medidas de colaboración y coordinación que resulten necesarias.

Etiquetas