Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

MEDIO AMBIENTE

Ecologistas, consumidores, científicos y cooperantes se coaligan contra el cambio climático

Veinticuatro organizaciones sociales lanzan la 'Coalición Clima', un "contralobby" a favor del desarrollo sostenible y la protección ambiental.

Veinticuatro organizaciones sociales de distinto signo, ecologistas, consumidores, de cooperación al desarrollo e incluso plataformas de científicos e investigadores, dieron un paso al frente para hacer de la lucha contra el cambio climático una prioridad de gobiernos e instituciones, poderes económicos y ciudadanía. Actuarán bajo el paraguas de la recién constituida 'Coalición Clima' con dos propósitos primordiales, presión política sobre aquellos que toman las decisiones y sensibilización colectiva para que los ciudadanos dejemos de pensar que la sostenibilidad siempre es cosa de otros.

La 'Coalición Clima' agrupa a las cinco grandes organizaciones 'verdes' del país - WWF/Adena, Greenpeace, Amigos de la Tierra, SEO/BirdLife y Ecologistas en Acción-, a CC.OO., la OCU y otras asociaciones de consumo, Intermón/Oxfam, la CONGDE, Manos Unidas, la red de Universidades por el Clima y Científicos por el Medio Ambiente (CIMA), entre otras siglas destacadas, y se postula como una suerte de "contralobby", en definición de Juan Carlos del Olmo, secretario general de Adena.

Un 'contralobby' medioambiental frente a la constelación de grupos de presión -energéticos, petroleros, industriales, financieros- adalides de una receta que ya no se sostiene, industrialización salvaje, destrucción ambiental y reparto injusto de la riqueza entre Norte y Sur. "Trataremos de influir directamente en quienes adoptan las decisiones políticas mediante propuestas e informes, y denunciaremos aquellas políticas sociales que supongan un retroceso en la lucha contra el cambio climático", explicó Fernando Rodrigo, de CC.OO.

La 'Coalición Clima' se marca objetivos que van más allá del cambio climático porque entienden que la 'fiebre' del planeta es el síntoma de un mal global, la insostenibilidad del modelo occidental de desarrollo. Pretenden impulsar la adopción de medidas eficaces para frenar el calentamiento global con límites "ambiciosos" y obligatorios para las emisiones de CO2; favorecer la equidad en el reparto del esfuerzo, que no paguen la factura del cambio climático los países más pobres; auspiciar un nuevo modelo energético y promover un modo de vida más austero, menos consumista, sin por ello renunciar a los niveles de bienestar alcanzado. "Es posible vivir mejor de una manera sostenible", defendió José Mª Múgica, director de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Entrevistas

Para arrancar solicitarán entrevistas con responsables políticos con capacidad de ejecución en materia de cambio climático; uno de los primeros será el jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Dicen los coaligados que es la primera vez que un problema de raíz ambiental, el cambio climático, se convierte en una inquietud general. Por lo mismo, las medidas deben ser urgentes.

Reclaman una ley de ahorro y eficiencia energética que se marque como meta rebajar al menos un 20 por ciento el consumo energético para el año 2020, y aumentar para ese mismo año al 30 por ciento la energía primaria procedente de fuentes renovables, y hasta un 80 por ciento para el 2050.

Este mismo espíritu de pasar a la acción guiará la novena edición del Congreso Nacional de Medio Ambiente (CONAMA), del 1 al 5 de diciembre en Madrid. Lo dice el lema escogido para la mayor cita ambiental que se celebra en España, 'El reto es actuar'. A juicio de Gonzalo Echagüe, presidente del congreso y de la Fundación CONAMA, es preciso pasar ya a una nueva fase en la lucha contra el cambio climático. "Según los datos que conocemos y los síntomas que presenta el planeta, ha llegado el momento de actuar en todos los sentidos y por parte de todos", recalcó.

Etiquetas