Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

SALUD

Desayuno hogareño, pero solitario

El presidente de la Fundación Española de Nutrición, Gregorio Varela, dijo que "el desayuno no goza de buena salud", lo que le llevó a abogar por un Día Nacional del Desayuno. Pero sonó más bien a 'perfeccionismo' de nutricionista, porque los últimos datos del Observatorio del Consumo y la Distribución Alimentaria que realiza el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) dibujan un escenario mejorable, pero no catastrófico. De hecho, apenas un 1,4% de españoles nunca desayuna. La gran mayoría,

71,7%, lo hace siempre en casa --aunque bastante en solitario entre semana--, mientras el 3,7% lo hace solamente fuera; el restante 23,2% combina ambos escenarios.

El consejo básico de Varela fue que el desayuno sea la auténtica "primera comida del día", que "debe aportar el 25% de la energía" (690 kilocalorías del total recomendado de 2.761) de la jornada, cuya distribución calórica se completaría con un 30-35% de la comida, 15-20% de la merienda y 25-30% de la cena. "Hay que darle la importancia necesaria", insistió, porque es "un hábito saludable para lograr un óptimo rendimiento físico e intelectual" y conseguir una nutrición correcta y equilibrada. Y la infancia, remachó, es la "etapa clave para implantar" esa buena costumbre alimenticia, cuyos ingredientes deberían guiarse por el mismo principio de la dieta mediterránea de toda la vida, o sea, "de todo un poco, moderadamente", porque "no hay ningún alimento 100% ni 0%".

Peor fuera

La dieta mediterránea permite "muchas combinaciones saludables para el desayuno", apuntó la directora general de Industria y Mercados Alimentarios del MARM, Isabel Bombal. Y el subdirector general de Estructura de la Cadena Alimentaria, José Miguel Herrero, se apoyó en el Observatorio del Consumo y la Distribución Alimentaria para bucear en los hábitos ciudadanos y detectar sus aspectos mejorables. Sobre todo en el desayuno fuera de casa, que no sigue las pautas de equilibrio nutricional recomendadas y debería "consumir más frutas, leche y derivados, grasas y proteínas".

En el hogar, el punto más flaco tiene que ver con las prisas, que se manifiestan de dos maneras, el poco tiempo dedicado a esa primera comida (13,4 minutos en días laborables y 18 en fin de semana, por 19 fuera de casa) y el desayuno de pie de casi la cuarta parte de las personas encuestadas (lo hace siempre el 17,1% y a veces el 8%, aunque sigue siendo clara mayoría el 74,9% que se sienta siempre). En todo ello quizás tenga alguna influencia la frecuente 'soledad' del desayuno entre semana (63%), que se equilibra los sábados y domingos, cuando se hace más vida familiar y el 59,4% empieza la jornada en gastronómica compañía.

1,79 euros por desayuno

El 73,1% no desayuna nunca fuera, mientras el 5,2% lo hace todos los días y el 7,1% casi todos; el 15% restante se reparte a medias entre quienes lo hacen más de dos veces por semana o solamente los sábados y domingos. La población española gasta el 31% de su presupuesto alimenticio fuera de casa, casi 30.000 millones de euros. En cuanto al desayuno, supone el 10,9% de los consumos realizados fuera del hogar, aunque no del total gastado, ya que el precio por persona ronda los 1,79 euros. El lugar preferido es la cafetería (50,5% y 1,78 euros de media), seguido del bar o taberna (16,6% y 1,97 euros) y la panadería o pastelería (8,1% y 1,75 euros).

Entre los motivos para desayunar fuera de casa dominan la lejanía del hogar (23%), el placer o capricho (22%), la comodidad (19%) o el impulso (14%). Pero cada edad tiene sus razones: las ya citadas son las habituales en el grupo de 18-34 años, mientras el de 35-54 alude más a la falta de tiempo y al trabajo; familia y vacaciones pesan más hasta los 17 años, y a partir de 55 lo hacen las amistades, la pareja y las vacaciones.

Poca variación

Los últimos datos del Observatorio del Consumo también desvelan qué desayunamos. Y aunque el 77,8% que toma en casa entre dos y tres alimentos pueda sugerir cierta variedad, lo cierto es que manda la rutina: el 69% siempre consume lo mismo -costumbre aún más marcada en los hombres--, en una lista donde mandan el café con leche, el pan, el aceite de oliva y las frutas enteras. Fuera de casa, todo indica que la alimentación es menos saludable, porque al café y la base de pan se le suman la bollería y, en menor medida, el jamón y embutidos.

Etiquetas