Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

NATURALEZA

Covadonga y sus amigas vuelven al Pirineo

Los tres quebrantahuesos rescatados de sus nidos hace unas semanas han acabado la primera fase de su programa de cría.

Dos de los tres pollos rescatados este año, durante un reconocimiento veterinario y en su traslado al Parque Nacional de Ordesa
Covadonga y sus amigas vuelven al Pirineo
FCQ

Todavía no tienen ni nombre y apenas han cumplido su primer mes de vida, pero ya están en pleno Pirineo soportando heladas y fuertes vientos rodeados de congéneres. Dos de los tres pollos de quebrantahuesos rescatados hace unas semanas de diferentes nidos de Huesca han superado con éxito la primera etapa de su programa de cría y acaban de ser trasladados a Ordesa para poder iniciar una segunda fase de aprendizaje basada en la observación de otros quebrantahuesos en libertad.

La tercera cría se llama Covadonga, y aunque está bien de salud, hace unos días sufrió un percance en una pata que la mantiene en La Alfranca. "Hubo que hacerle una pequeña cirugía, pero esperamos que la semana que viene pueda reunirse con sus dos compañeras. Ya las hemos sexado y las tres son hembras", explica el director de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ), Gerardo Báguena.

Si todo va bien, los pollos se desarrollan según lo previsto y se consiguen los permisos del Ministerio de Medio Ambiente, a finales de este mes o principios del que viene al menos dos de estos animales viajarán hasta Asturias, al Parque Nacional de los Picos de Europa, para terminar su proceso de aprendizaje. Allí pasarán otras cuatro semanas, y cuando tengan unos 120 días echarán a volar convirtiéndose en los primeros quebrantahuesos liberados en esta zona de la Península. "Por primera vez se va a reintroducir una especie extinta en un parque nacional, y va a ser posible gracias a la colaboración entre territorios, administraciones y organizaciones ecologistas", destaca Báguena.

Por desgracia, los técnicos de la FCQ creen que Covadonga no podrá volar libre. "Este animal tuvo una infección que, de no haber sido rescatada, le habría costado la vida. De hecho, tuvimos que intervenir en la eclosión del huevo y por eso la llamamos Covadonga, porque nació de milagro -comenta el director de la Fundación-. Físicamente se ha recuperado, pero notamos que es un pollo que no se desarrolla en los plazos normales y por eso pensamos que no podrá ser reintroducida".

El futuro de Covadonga lo decidirá el Gobierno de Aragón, pero la FCQ quiere que esté ligado a alguno de los proyectos para recuperar esta emblemática especie. "La sacamos de un nido que llevaba 21 fracasos consecutivos en la reproducción, así que tenerla viva y ayudando a criar otros pollos será un éxito", recuerda Báguena. Mientras, los técnicos de la Fundación van a seguir cuidando a las tres crías para que puedan volar libres donde sea. Ahora mismo están ingiriendo unos 350 gramos de huesos y carne al día en una plataforma situada frente a un comedero al que acuden entre 12 y 16 quebrantahuesos adultos y hasta un centenar de buitres.

Etiquetas