Sociedad

.

Carrera de obstáculos de alto riesgo

Los peatones debían sortear numerosos obstáculos
Carrera de obstáculos de alto riesgo
ÁNGEL IBÁÑEZ

Ángel Ibáñez Menes, desde su taller situado en la calle de Pontevedra, en el zaragozano barrio de Torrero, es testigo diario de la reforma que se está llevando a cabo en la vía y que, a su juicio, "no tiene en cuenta la seguridad de los viandantes" porque "olvida toda normativa sobre actuaciones en la vía pública".

Tablones mal colocados sobre las zanjas abiertas en el suelo, vallas caídas, tuberías de abastecimiento que sobresalen y suponen un serio peligro… Los vecinos deben ir "sorteando" los obstáculos que se suceden por las aceras de esta calle y "nos parece una falta de respeto no solo hacia los vecinos, sino también hacia los propios trabajadores".

Ibáñez ha dejado constancia gráfica de todos los problemas que ha ido detectando día a día. "En una ocasión se dejó estacionada una pala excavadora en la puerta de una peluquería durante más de media jornada y los clientes debían pasar por debajo. Toda una aventura", relata.

En el suelo sobresalen tuberías de la acometida provisional de aguas. "Las personas mayores deben ir con mucho cuidado y los carritos de niños casi ni caben". Uno de los vecinos es un anciano que va en silla de ruedas. "Cuando sale de casa para ir al centro de día deben ayudarlo varios operarios a llegar al autobús a través de la calle levantada. Pero ¿y los fines de semana que no trabajan?".

"Los viandantes tenemos que caminar sobre tablones inseguros, junto a vallas que no ofrecen muchas garantías... Por no hablar del peligro que supone para los niños, que pueden caerse en los agujeros sin tapar que hay por esta calle", describe indignado.

Ibáñez trasladó su queja a la Junta de Distrito de Torrero, que informó al Área de Infraestructuras del Ayuntamiento de Zaragoza. Fuentes de este departamento confirmaron que las inspecciones habían detectado que el plan de seguridad y salud, de carácter obligatorio, debería cumplirse con más rigor. El Consistorio solicitó a la empresa que ejecuta los trabajos -Dubarti Construcciones- que realizase una serie de mejoras. En este sentido, ayer por la mañana se reunieron técnicos municipales con personal encargado de las obras para corregir los fallos detectados. El gerente de Dubarti adelantó que durante la jornada de ayer comenzaron a subsanar las deficiencias. Al mismo tiempo, lamentó las "molestias causadas a los vecinos" pero destacó que es una actuación compleja porque la calle tiene aceras muy estrechas". "Somos conscientes -dijo- de los inconvenientes y estamos intentando facilitar los accesos a los vecinos". "Una obra es una obra pero las mejoras de los servicios van a ser importantes", apuntó.

Por otra parte, José de las Morenas, secretario de Salud Laboral de MCA UGT-Aragón, señaló que "en la convivencia entre obras y ciudadanía debe prevalecer el sentido común". Aclaró que al efectuar trabajos en la vía pública se han de instalar en general "pasos normalizados, porque no vale un tablón en el suelo, y vallas que separen la zona de tránsito de los peatones de la obra, para evitar el riesgo de caídas o cortes". "Hay que facilitar la movilidad y salvaguardar la seguridad de los trabajadores y de la población en general", mencionó.

Etiquetas