Despliega el menú
Sociedad

UN CASO SOSPECHOSO EN LUGO

Bernat Soria dice que "estamos viviendo" las consecuencias médicas de una infección de hace años

Desde Sanidad piden tranquilidad a los ciudadanos al ser una enfermedad "contraída en el pasado" que poco tiene que ver con el consumo de carne de vacuno en la actualidad.

El ministro de Sanidad, Bernat Soria, ha asegurado: "estamos viviendo las consecuencias de una infección que se produjo hace años", en relación a los dos fallecidos en Castilla y León a causa de la variante de la enfermedad de Creutzfeld-Jacob, más conocida como de las "vacas locas".

En declaraciones a los periodistas en los pasillos del Congreso de los Diputados, Soria ha recordado que la crisis de las vacas locas ocurrió "hace ocho o diez años".

"No hay ningún problema, ni alimentario ni de salud pública", ha tranquilizado el ministro, quien ha subrayado que los sistemas de alerta "funcionan" y que hay que "seguir trabajando como estamos haciendo".

"Si se compara la incidencia de España con otros países, estos tienen más casos, pero no muchos más", ha concluido.

 

Dos fallecidos y un caso sospechoso

Dos personas relativamente jóvenes han fallecido en Castilla y León por la variante humana del denominado mal de las "vacas locas". La noticia provocó un enorme revuelo en el ámbito sanitario puesto que hasta la fecha la patología se ha había ceñido, casi exclusivamente, a los animales, con la única excepción de la muerte de una joven de 26 años en 2005. Aunque las autoridades sanitarias lanzaron un mensaje de tranquilidad, la alarma cundió en distintos ámbitos porque las víctimas se contagiaron de la enfermedad por consumir la carne de reses afectadas.

Las víctimas -vinculadas a la provincia leonesa- son una mujer de 40 años de edad, que falleció el 28 de diciembre de 2007, y un hombre, de 51 años, fallecido el 7 de febrero. Según informó la Junta de Castilla y León, ambas personas incubaron la enfermedad desde el año 2001. El director general de Salud Pública de la Junta de Castilla y León, José Javier Castrodeza Sanz, precisó que las víctimas ingirieron carne contaminada incluso antes del año 2000, año en el que la transmisión humana de esta epizootia se hizo patente en Europa.

"Podemos pensar que estas personas contrajeron la enfermedad hace 8 ó 10 años". La mujer de 40 años vivió en Inglaterra en un tiempo en el que presumiblemente pudo contraer la enfermedad tras ingerir carne contaminada. La enfermedad surgió en el Reino Unido y es allí donde han fallecido 166 de los doscientos muertos en todo el mundo por la llamada 'nueva variante' de la enfermedad de Creutzfeld-Jakob.

Respecto al hombre de 51 años, fuentes de la Administración aseguraron que se trataba de una persona que consumía con frecuencia sesos de ternera. Como el periodo de incubación de la enfermedad dura varios años los responsables sanitarios no descartan que puedan registrarse más víctimas en el país. La mujer falleció en el Hospital de Salamanca mientras que el varón murió en el complejo hospitalario de León.

"¿Estamos exentos de tener algún otro caso en Castilla y León, en Galicia, en España?, se preguntó José Javier Castrodeza Sanz, para contestar él mismo. "No", admitió.

Sanidad animal

Después de Galicia, Castilla y León es la segunda región con más casos de "vacas locas" en las explotaciones ganaderas. De los 720 casos registrados en el país desde el año 2000, un total de 182 proceden de alguna de las nueve provincias castellano-leonesas. La Consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, destacó que desde hace ocho años no se han registrado nuevos episodios porque están funcionando los controles para eliminar los materiales de riesgo y sacrificar las reses de las granjas donde los análisis resaltan positivos. "El consumidor debe estar absolutamente tranquilo", insistió Silvia Clemente, que garantizó el control del cien por cien de la cabaña ganadera en Castilla y León y, en consecuencia, aseguró que la carne que se consume en la actualidad goza de todas las garantías sanitarias.

Castrodeza Sanz justificó la falta de información pública sobre ambas muertes en la existencia de un registro nacional sobre la enfermedad y la página web del Instituto Carlos III dependiente del Ministerio de Sanidad. El director general de Salud Pública de la Junta también señaló que el diagnóstico del mal de las "vacas locas" se produce "post mortem" a partir de la autopsia del paciente en su cerebro.

 

Una larga incubación

El director del Centro Nacional de Referencia de las Encefalopatías Espongiformes Transmisibles, Juan José Badiola, aseguró que la muerte de las dos personas' "no tiene que ver con el consumo de carne de vacuno en el periodo actual", aunque añadió que "no se puede descartar que salgan más casos a lo largo de este año". Dicho centro está ubicado en la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza.

Según afirmó este experto en declaraciones, la larga preincubación de la enfermedad, que va de los 6 a los 13 años, hacía probable que este año --ocho años después diagnosticarse en Galicia, en noviembre del año 2000-- pudieran salir los primeros casos en España. "El año 2008 puede ser un año clave", aseveró.

Sin embargo, Badiola pidió tranquilidad a los ciudadanos al ser una enfermedad "contraída en el pasado" que poco tiene que ver con el consumo de carne de vacuno en la actualidad, recordando también que la encefalopatía espongiforme bovina, conocida como mal de las 'vacas locas' y variante humana de la enfermedad Creutzfeldt-Jakob, suele afectar al sistema nervioso central y a la médula espinal.

 

La misma línea siguió la ministra de Sanidad, que pidió "tranquilidad" a consumidores y a profesionales del sector, asegurando que hoy "no estamos en las mismas circunstancias de hace muchos años", aunque, durante su intervención en la Conferencia Sectorial de Agricultura y desarrollo Rural, en Lanzarote (Gran Canaria) reconoció que esto puede ser "consecuencia de aquello". En este sentido, la ministra señaló que en nuestro país se registraron 719 casos de esta enfermedad desde 199, sin embargo desde 2005, cuando falleció una joven de 26 años en Madrid, no se había vuelto a conocer ningún nuevo afectado por las 'vacas locas' hasta ahora. "Se trata de consumos de hace muchísimos años, antes de estar establecido cualquier tipo de control en España y en la Unión Europea", dijo Espinosa.

Estos dos fallecidos--detectados en Salamanca y León, según Badiola-- se unen a la joven de 26 años fallecida en Madrid en 2005 por la misma causa, después de haberse confirmado la enfermedad en todos los casos a través de la autopsia. En este caso, destaca la edad de una de las víctimas, de 50 años de edad, ya que es una enfermedad que en el Reino Unido se estaba detectando en gente más joven, según Badiola.

Los principales síntomas que derivan de la degeneración que provoca esta enfermedad son temblores, pérdida de coordinación muscular y alucinaciones.

Por ello, Badiola pidió al Ministerio de Sanidad y Consumo y a la Junta de Castilla y León que realicen una investigación epidemiológica para determinar la relación entre los casos en España ya confirmados. Según se ha determinado hasta el momento, indicó, estos dos fallecidos no tenían ninguna relación con el Reino Unido.

Etiquetas