Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

ACCIDENTE NUCLEAR

Bélgica previene a la población y a la CE de una fuga de gas radioactivo al sur del país

Recomiendan a las poblaciones próximas al incidente no consumir verduras y leche producida en la zona.

El Gobierno belga ha notificado a la Comisión Europea de una fuga "muy pequeña a la atmósfera" de yodo radioactivo 131 registrada en el Instituto Nacional de Elementos Radiológicos (IRE), ubicado en la localidad de Fleurus, en el sur del país y a unos 39 kilómetros de Bruselas. El incidente nuclear, que tuvo lugar el pasado 25 de agosto por la tarde, ha sido catalogado de "serio" por las autoridades belgas (nivel 3 de 7).

En base a análisis medioambientales, la Agencia Federal de Control Nuclear belga ha decretado aplicar "medidas de protección" que incluyen la recomendación a la población de las localidades de Fleurus, Wanfercée-Baulet y Lambusart, así como de Sambreville, Keuniée, Tamines y Velaine, que se encuentran a cinco kilómetros al noreste del Instituto, de no consumir productos alimentarios cultivados y producidos en la zona, fundamentalmente verduras y leche.

De momento, no hay constancia de que ninguna persona se haya visto afectada por la fuga, confirmó esta mañana en rueda de prensa el portavoz de Energía del Ejecutivo comunitario, Ferrán Tarradellas.

El portavoz explicó que todos los Estados miembros han sido notificados de este incidente a través del sistema de alerta ECURIE, utilizado para dar cuenta de este tipo de incidentes e informar de las medidas de protección que aplican los Estados miembros para contener el alcance de este tipo de incidentes.

Por su parte, el alcalde de Fleurus, Jean-Luc Borremans, ha habilitado el número de teléfono 071/ 820 201 para informar a los ciudadanos de las precauciones que deben adoptar ante este incidente, informa el rotativo belga Le Soir. La información también está disponible a través de las webs 'www.crisiscentrum.be' y 'www.fanc.fgov.be'.

El pasado fin de semana se detectó una fuga de yodo radioactivo 131 en el IRE que fue calificado como un incidente "serio" de nivel 3 de 7 por la Agencia Federal de Control Nuclear belga que decidió, un día después, paralizar la producción radioactiva en el Instituto.

En los primeros momentos del incidente, no se realizaron análisis para determinar las consecuencias del incidente para el medio ambiente y, sin embargo, en los primeros análisis medioambientales se detectaron niveles "más elevados" de yodo radioactivo que el esperado.

Por ello y tras convocarse esta mañana una reunión del Centro de Crisis Interior con la participación, entre otros, de representantes de los Ministerios del Interior y de Salud del país, las autoridades belgas recomendaron avisar a la población de no consumir legumbres ni leche producida en granjas de la zona.

Etiquetas