Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

GASTRONOMÍA

Azurmendi, Miramar, Ramón Freixa y Calima ganan la segunda estrella Michelin

Diecisiete establecimientos obtienen su primera estrella. No hay variaciones en la lista de 'tres estrellas'.

Cuatro nuevos 'dos estrellas' -Azurmendi, Miramar, Ramón Freixa y Calima- y ninguna variación en la lista de 'tres estrellas' son las notas destacadas de la edición 2011 de la Guía Michelin de España y Portugal, presentada esta noche en San Sebastián.

Un resultado que ha supuesto una decepción en el País Vasco, que esperaba empatar a restaurantes con 'tres estrellas' con Cataluña, pero Andoni Luis Aduriz ("Mugaritz", Rentería) deberá esperar otro año.

Quedan por tanto con tres los mismos que ya estaban: Juan Mari Arzak, Santi Santamaría, Ferran Adriá, Martín Berasategui, Carme Ruscalleda, Pedro Subijana y Joan Roca, citados por orden de antigüedad en la distinción.

Sí hay novedades en el segundo escalón. El barcelonés Abac pierde su segunda estrella, mientras que la ganan Paco Pérez, del Miramar (Llançá, Girona); Eneko Atxa, de Azurmendi (Larrabetzu, Vizcaya); Ramón Freixa, del restaurante madrileño de su nombre, y Dani García, de Calima (Marbella, Málaga).

Diecisiete restaurantes lucirán su primera estrella

Los barceloneses Caelis, Dos Cielos, Hisop y Moments; Capritx de Terrassa; Ferrero, de Bocairent (Valencia); Gadus, de Cala d'Or y Zaranda, en Llucmajor, ambos en Mallorca; los gallegos Alborada, en A Coruña, y Maruja Limón, en Vigo.

También Venta Moncalvillo, en Daroca de Rioja; Mirador de Ulía, en San Sebastián; Kabuki, en Madrid; Aponiente, en el Puerto de Santa María; Santo, en Sevilla; Arrop, en Valencia, e "kea, en Vitoria.

La otra cara de la moneda son quienes la pierden.

Alguna sorpresa gorda, como la de Casa Marcelo, en Santiago. También caen Casa Pardo, en A Coruña; el veterano Hispania de Arenys de Mar; Freixa Tradició en Barcelona; El Ermitaño, en Benavente; Vivaldi, en León; Altair, en Mérida; El Cenador de Salvador, en Moralzarzal; Plat d'Or, en Palma; Tragabuches, en Ronda; Tapies, en La Seu d'Urgell; El Cingle, en Vacarisses, y El Rincón de Antonio, de Zamora.

Pierden estrella por cierre o traslado el Arrop Tradició, de Gandía, y el Zaranda madrileño.

La única variación en Portugal es la pérdida de la estrella por el lisboeta Eleven. La guía deja nominados como candidatos a unos próximos dos soles al madrileño Club Allard y a Solla, de San Salvador de Poio (Pontevedra).

Novedades que parecen escasas ya que no hay un nuevo tres estrellas, Aduriz no lo ha logrado este año y no ha salido ninguno de los que están en la cúpula, algo impensable este año, pero no así el próximo, con el cierre de El Bulli.

Además hay datos que llaman la atención, como que el Etxabarri, de Atxondo, que está entre los diez primeros de la lista de los mejores del mundo, no aparezca ni con una estrella en la nueva edición de la Guía Michelin.

Un volumen que, por primera vez, se ha presentado en San Sebastián en un acto que ha contado con la presencia del lehendakari, Patxi López.

Lo que sin embargo no ha supuesto el repunte vasco esperado ya que sigue mandando, y con mucha distancia, Cataluña, con cuatro 'tres estrellas' de los siete de la Guía, dos 'dos estrellas' de doce y, sobre todo, más de cuarenta 'una estrella' de las ciento veinte que hay en toda España.

Es decir, que uno de cada tres restaurantes interesantes en España está, para la Michelin, en Cataluña.

No habrá, pues, una gran polémica este año, pero se discutirá, como siempre, la selección Michelin. Se la criticará, exigiendo más estrellas, sobre todo en los puestos de arriba.

Ellos, a lo suyo. Y parece que al final lo que les interesa a los responsables es que se hable de la Guía. Bien o mal, en el fondo da lo mismo.-

Etiquetas