Sociedad
Suscríbete

Cómo viajar con tu perro en el coche: arnés o transportín

Conocer la normativa de seguridad para colocar correctamente a las mascotas es fundamental a la hora de salir de vacaciones sin riesgo a que nos multen. Estos dos elementos que recomienda la DGT.

Cada vez más personas van de vacaciones con su perro.
Cada vez más personas van de vacaciones con su perro.
Pixabay

El 21 de julio se celebra en todo el mundo el Día del Perro. Está considerado 'el mejor amigo del hombre' para los seis millones de hogares en España que cuentan con este tipo de mascotas. Los perros aportan múltiples beneficios sobre la salud y el bienestar de las personas y son un miembro más de la familia que también nos acompaña en las vacaciones a la playa o la montaña. Por eso, antes de emprender un viaje en coche con la mascota, a la mayoría de los conductores les surgen las dudas: ¿cuál es el mejor sistema para que los animales viajen seguros? 

La normativa de tráfico dicta que los perros deben estar bien sujetos al vehículo con el sistema de retención adecuado para evitar que interfieran en la conducción. Además, la Dirección General de Tráfico (DGT) añade que debe colocarse un separador que impida que ocasione molestias o pueda ser causa de distracciones.

Hay dos sistemas para asegurar bien a los perros: el arnés y el transportín, elegir uno u otro dependerá del tamaño del animal y del espacio del vehículo. Los especialistas en equipamiento para el automóvil recomiendan que cuando se trate de perros pequeños o medianos, es posible elegir entre un arnés que se engancha al cinturón de seguridad del vehículo. La mejor opción el sistema de dos enganches para evitar roturas, explican desde Norauto. Además, la correa que con la que se asegura debe ser corta para evitar que se mueva y golpee a los pasajeros.

Quienes opten por utilizar el transportín, deben colocarlo en el suelo del vehículo, encajado entre ambos asientos o asegurarlo con el cinturón de seguridad (aunque esta opción no es la menos recomendada por a DGT).

Cómo llevar a un perro grande en el coche

En el caso de perros más grandes, los especialistas de Norauto también aconsejan el transportín, pero debe ser de mayor tamaño y situarse en el maletero en posición transversal a la dirección de la marcha si es posible. Además, si no hay una separación física entre el maletero y los ocupantes, se debe complementar el transportín con una rejilla divisoria.

Otra opción para transportar a los perros, especialmente de caza, es utilizar un remolque. Muchos están preparados para viajes en invierno y en verano.

La documentación del animal debe viajar con él

Además, la DGT especifica que cuando viajamos con animales en el interior del vehículo es importante llevar siempre la documentación del animal: la cartilla sanitaria oficial actualizada y sellada por un veterinario colegiado. En caso de viajar por la Unión Europea habrá que llevar también su Pasaporte para Animales Domésticos. Como siempre, el microchip será igual de útil en caso de pérdida del animal.

Qué tener en cuenta para viajar en coche con perro

  • Controlar al animal en las paradas de descanso
  • ​No dejar al animal en el vehículo si hace calor ni si siquiera con las ventanas abiertas
  • ​Parar cada dos horas para que el animal defeque u orine
  • No dar de comer o beber al perro antes del viaje si se marea
  • Aprovechar las paradas para que beba, pero poco. 
  • ​Vigilar la temperatura del vehículo. Asegurando una ventilación adecuada en todo momento.
  • ​No sujetar al animal con correa

La DGT recomienda a los conductores que controlen al animal en las paradas de descanso. Al abrir el maletero o la puerta del vehículo el animal puede salir corriendo y provocar algún incidente. Tampoco se debe dejar al animal en el interior del vehículo con altas temperaturas. Ni siquiera en una zona de sombra o con las ventanillas abiertas. Y es recomendable parar cada dos horas para que el animal pueda orinar o defecar, pasear e hidratarse. 

Multa de 100 euros si la mascota viaja suelta

El Reglamento de Circulación estipula que los conductores deben cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantenga el resto de los pasajeros. También debe encargarse de la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencia entre el conductor y cualquiera de ellos. Por ello, nunca deben viajar sueltos o en brazos. En caso de accidente puede implicar una sanción de hasta 100 euros.

Los adultos usan cinturón de seguridad y los niños menores de 1,35 metros van sujetos con el sistema de retención infantil. Si el perro no va correctamente asegurado , puede salir proyectado y, por lo tanto, puede resultar gravemente herido. Además, un perro mal sujeto puede salir proyectado del habitáculo multiplicando su peso según la velocidad. Por ejemplo, en un accidente a 50 kilómetros por hora, un perro de 20 kilos de peso pasaría a impactar contra los pasajeros como si su peso real fuese de 700 kg. Si la mascota va bien sujeta, quedará retenida y no impactará contra nadie.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión