Sociedad
Suscríbete por 1€

La Justicia italiana concluye que Mario Biondo fue asesinado por "manos desconocidas"

Los padres del marido de Raquel Sánchez Silva piden que se reabra el caso en España.

Raquel Sánchez Silva y Mario Biondo.
Raquel Sánchez Silva y Mario Biondo.
Belén Díaz

El 30 de mayo de 2013 Mario Biondo, marido de la presentadora Raquel Sánchez Silva, aparecía muerto en su domicilio. Nueve años después, lo que parecía un suicidio ha sido calificado por la Justicia italiana de asesinato. Desde el primer momento, los padres del camarógrafo italiano se negaron a aceptar la tesis de la autolisis y han luchado para encontrar las pistas que les llevaran al momento actual en el que un juez de instrucción de Palermo dictamina que el joven no se suicidó, sino que fue asesinado, a pesar de lo cual ha concluido el procedimiento por la imposibilidad de realizar diligencias encaminadas a identificar a los autores de la muerte.

Raquel y Mario se conocieron en Honduras durante la grabación del programa 'Supervivientes' de 2011 que la extremeña conducía. Desde entonces se hicieron inseparables. En junio de 2012 se daban el 'sí, quiero' en Sicilia, la tierra natal de él y juntos se afincaron en Madrid. Menos de un año después llegaba la fatal noticia. Tras las primeras investigaciones, el caso se cerraba en España y establecía el suicidio como causa de la muerte, pero los padres nunca aceptaron esa versión y lograron que se abriera una investigación en Italia. 

Dos autopsias, varias consultas médico-legales y diferentes investigaciones informáticas después, el escrito del juez Nicola Aiello señala que "los elementos que se extraen del expediente del Ministerio Público sugieren que Mario Biondo fue asesinado por manos desconocidas y posteriormente colocado en una posición capaz de simular un suicidio".

Con esta sentencia se da la razón a Santina Biondo, madre del cámara que decidió no rendirse. "Él no se suicidó, no era un drogadicto, no murió en un juego erótico. No sabemos quién lo mató, pero al menos le hemos devuelto la dignidad", ha dicho. A su juicio, las investigaciones se desviaron de forma premeditada: "Los investigadores españoles tenían prisa por cerrar el caso, no fue de manera superficial sino intencionada, quién sabe lo que había descubierto Mario. Todo lo que sé es que la asistenta lo encontró muerto en la casa y que la puerta estaba cerrada por dentro. Así que el asesino tenía las llaves", ha asegurado. 

En este sentido, la Justicia italiana recoge que han pasado demasiados años para practicar diligencias que se tendrían que haber realizado hace nueve años, durante el periodo de instrucción en España. Además, apunta a que "las contradicciones contenidas en las declaraciones de la viuda de Biondo deberían haber inducido a los investigadores españoles a realizar escuchas telefónicas para determinar la verdad de los hechos".

La presentadora declaró dos veces para colaborar con la investigación. La viuda señaló que el cámara consumía cocaína "de forma habitual" cuando empezaron a salir y también aseguró que en alguna ocasión le había hablado de la idea de suicidarse a causa de su depresión

Además, dijo que al contarle a su familia el trágico suceso, una hermana del cámara le había contado que cuando eran niños jugaban a apretarse el cuello con las manos hasta desvanecerse para reanimarse después. Unas declaraciones contra las que se reveló la madre del fallecido que no dudó en arremeter contra la viuda públicamente acusándola de mentir y de "no ayudar en la investigación".

Ahora, según un comunicado emitido al que ha tenido acceso ABC, la familia agradece al juez de instrucción de Palermo y a los representantes legales que les han acompañado en este largo periplo judicial su trabajo. "No me rendiré", afirma Santina que ahora apela a la Justicia española a través de su abogada Carmelita Morreale: "Que nos ayuden a que se reabra el caso en España".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión