Sociedad
Suscríbete por 1€

España sufre la mayor devastación por incendios forestales en lo que va de siglo

Las llamas han calcinado en menos de siete meses el doble de terreno que en años completos y 30.000 hectáreas más que en todo 2020 y 2021.

Los vecinos pudieron volver este jueves al municipio de Moros, uno de los más afectados por el incendio en Ateca, donde los campos han quedado arrasados por el fuego.
Los vecinos pudieron volver este jueves al municipio de Moros, uno de los más afectados por el incendio en Ateca, donde los campos han quedado arrasados por el fuego.
J. Escartín

La ola de calor más intensa y la tercera más prolongada que se recuerda en España, unida a arboledas y montes repletos de maleza y matojos resecos, ha parido el peor año de incendios forestales en las dos décadas largas del siglo XXI.

A falta de datos oficiales, la suma de las estimaciones del terreno devastado por fuegos avanzadas por consejerías y dispositivos de emergencia apunta a que, desde el 1 de enero, se han calcinado en nuestro país 184.000 hectáreas. Un desastre ecológico equivalente a que un incendio quemase 43 ciudades del tamaño de Bilbao, 21 de las dimensiones de Granada o tres veces todo el término municipal de Madrid.

Pese a ser una cifra abrumadora, se trata de una estimación conservadora si se tiene en cuenta que Copernicus, el conjunto de satélites científicos de la Agencia Espacial Europea, ha estimado, a partir de la medición desde el espacio de los contornos del suelo calcinado, que el territorio forestal abrasado en España desde Año Nuevo al viernes pasado es de 200.371 hectáreas.

Si los cálculos de urgencia terminan por acercarse a las cifras oficiales depuradas, este año, sin haber consumado el séptimo mes del calendario y quedando como mínimo otros dos más de muy altas temperaturas, los fuegos ya habrían convertido en brasas y cenizas el doble de bosques y montes que la media de los diez últimos años al completo. La media anual de terreno calcinado entre 2010 y 2021 es de 96.593 hectáreas de enero a diciembre.

El año que hasta el momento batía todos los récords de incendios del siglo en España era 2012, cuando se quemaron 219.000 hectáreas de arboledas y monte bajo, pero con datos de los doce meses. El volumen de los daños al territorio detectados en 2022 es tan grande que añaden 30.000 hectáreas a las destruidas por las llamas en 2020 y 2021 al completo. Son las cifras que confirman lo que ya intuía por informes preliminares el director general de Protección Civil esta semana. "Estamos en la situación y emergencia más preocupante desde que hay registros", avanzó Leonardo Marcos.

Si ya impresiona que semejante cantidad de daños se haya alcanzado en menos de siete meses, lo realmente desconcertante, lo que permite intuir la devastación que acarreará el cambio climático, es que el 90% de todos estos bosques se han quemado solo en el último mes y medio.

Los 45 días de fuego

Las dos olas de calor prácticamente consecutivas que han asfixiado a los españoles, con una anomalía térmica de nada menos que 4,2 grados por encima de la media de la temporada desde 1975, han sumado 45 días de fuego. Del 10 de junio al viernes pasado los incendios abrasaron unas 163.500 hectáreas.

La razón principal son los megaincendios. Los monstruos de fuego alumbrados por la conjunción de calentamiento global y abandono rural. Desde el comienzo de junio se han producido unos 30 superincendios (los que devoran más de 500 hectáreas forestales) cuando un año medio al completo no pasa de 15 o 20.

Pero no es solo que este verano haya habido más grandes fuegos, lo diferencial es que se han repetido de forma inédita los incendios extremos. En el último mes se ha producido el siniestro más grande del que se tiene referencia en España: las posibles 35.960 hectáreas calcinadas en Losacio, en los montes zamoranos. Este desastre ambiental se produjo cuando aún humeaban zonas del paraje que es su continuación natural, la Sierra de la Culebra, donde en la primera ola se abrasaron 24.737 hectáreas, el cuarto mayor incendio del siglo. En los diez días que duraron ambos fuegos calcinaron una superficie equivalente a la quemada en todo el año 2020.

Por desgracia, todo es de récord este tórrido verano. En los 45 días de fuego se han registrado al menos seis incendios forestales de más de 10.000 hectáreas. Entre ellos, los dos más grandes nunca vistos en Galicia, un desastre de 14.000 hectáreas en Ateca (Zaragoza) y otro de 10.000 en Monsagro (Salamanca).

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión