Sociedad
Suscríbete

Tercer Milenio

Proyecto Labelscape

Turismo sostenible y responsable en el Mediterráneo

El proyecto Labelscape impulsa la gestión turística sostenible y responsable de los destinos de las zonas poco pobladas, insulares y protegidas del área mediterránea.

Turismo activo en el pantano de Lanuza, en el valle de Tena.
Turismo activo en el pantano de Lanuza, en el valle de Tena.
Turismo de Aragón

¿Dónde residen los principales retos para la certificación de un destino turístico sostenible? ¿Cuál debe ser el papel de las autoridades regionales de turismo? ¿Qué tipo de instrumentos políticos son necesarios para fomentar la certificación? ¿Cómo impulsará la certificación de turismo sostenible la competitividad de la región?

Estas fueron algunas de las cuestiones que abordaron hace unas semanas en Zaragoza los socios del proyecto Labelscape. Representantes venidos de Italia, Grecia, Portugal, Francia, Eslovenia, Croacia y España participaron en talleres con el objetivo de reflexionar sobre potenciales recomendaciones políticas para aumentar la competitividad y la sostenibilidad del turismo de toda la región mediterránea, mediante la adopción de etiquetas de turismo sostenible.

"Crece la necesidad de un uso responsable de los recursos naturales y culturales –analiza Paula Peña, del equipo de Big Data y Sistemas Cognitivos de Itainnova–, algo que afecta especialmente al sector turístico, donde hay una gran competencia y están cambiando los patrones de consumo". Ante la demanda constante de mejorar la calidad de la oferta turística, "los destinos mediterráneos se enfrentan a la necesidad de reforzar la cooperación entre los proveedores de servicios turísticos y la comunidad local y de comunicarse con los visitantes".

La certificación del turismo sostenible es un eficaz instrumento para hacer frente a estos retos, por lo que, con el proyecto Labelscape, se pretende, indica Peña, "desarrollar mecanismos para integrar las etiquetas de sostenibilidad en políticas turísticas más amplias a nivel local, regional y nacional, y proporcionar apoyo a las iniciativas de los destinos en el proceso de certificación". Labelscape también aborda los últimos retos de los destinos y empresas certificadas: la falta de visibilidad, la competencia con las evaluaciones generadas por los propios usuarios (por ejemplo, a través de Trip Advisor) y la rápida transformación digital del sector.

Una plataforma

En el marco del proyecto Labelscape, Itainnova está desarrollando una plataforma ‘online’ multimodular con el objetivo de ofrecer una recopilación de etiquetas, certificaciones y premios de sostenibilidad en el área mediterránea; un punto de encuentro para las organizaciones interesadas en el intercambio de información sobre el etiquetado y la certificación; conjuntos de herramientas de apoyo al desarrollo de capacidades para destinos, operadores turísticos y organizaciones de etiquetado; así como un sistema de apoyo para la mejora de la política turística.

Itainnova está colaborando con Turismo de Aragón y se está contando con el clúster regional de turismo sostenible en diversas actividades enfocadas relacionadas con turismo sostenible, certificación y estrategia regional; se trabaja también en la posible creación de una Unidad Mixta de Innovación entre Itainnova y Turismo de Aragón para potenciar la innovación tecnológica en el sector turístico regional.

No una nueva etiqueta, pero sí un ‘paraguas’ común

El turismo ofrece importantes oportunidades económicas, pero genera una fuerte presión sobre el medio ambiente mediterráneo y las comunidades locales. Por tanto, "el crecimiento exponencial de este sector exige modelos de desarrollo sostenible que respeten la diversidad medioambiental, cultural y socioeconómica de la región. Las políticas turísticas deben apoyar este proceso", afirma Paula Peña desde Itainnova.

El etiquetado de turismo sostenible es uno de los mecanismos que ayuda a los destinos a reforzar la cooperación territorial y a desarrollar prácticas sostenibles. "El mercado de las etiquetas de sostenibilidad es dinámico e innovador, lo que demuestra que las prácticas de turismo sostenible están evolucionando", expone Peña. Hoy en día, "las etiquetas van más allá de la dimensión medioambiental (verde, cero residuos, eficiencia energética) y abordan también aspectos sociales y culturales (conservación del patrimonio, responsabilidad social, acceso para personas con discapacidad, etc.). Pueden servir para diferentes contextos territoriales...". 

Concretamente, "en zonas poco pobladas refuerzan las actividades económicas y la cooperación de los actores clave para mantener la viabilidad demográfica y económica". En las zonas insulares, "donde la estrategia turística conjunta es difícil de aplicar debido a la dispersión geográfica, el sistema de etiquetado mejora la gestión del destino e incrementa la calidad de la oferta". En las zonas protegidas, "las etiquetas de turismo sostenible contribuyen a la preservación y valorización de los activos naturales y culturales".

Labelscape no está creando una nueva etiqueta, sino que aprovecha las iniciativas de certificación existentes, pero se observa "una nueva tendencia: la agrupación internacional de estos esquemas de certificación de la sostenibilidad bajo una etiqueta ‘paraguas’ común, lo que les permite aumentar su visibilidad y reconocimiento". Se ha visto que el área mediterránea es "un territorio adecuado para establecer una plataforma promocional de estas agrupaciones (clústeres) y nuevas iniciativas de creación de redes (networking), con la participación no solo de los socios de Labelscape, sino también de otros agentes turísticos interesados: responsables políticos regionales y transnacionales de la UE, autoridades turísticas, etc. políticos regionales y transnacionales, la industria turística, incluyendo las organizaciones de etiquetado, la comunidad científica internacional y las comunidades locales".

El proyecto Labelscape da especial importancia a la cooperación transnacional. "En primer lugar, como marco para identificar etiquetas de sostenibilidad que correspondan a los retos de los destinos turísticos costeros del Mediterráneo –indica Peña–; en segundo lugar, como un conjunto de experiencias, buenas prácticas y soluciones para el cambio de políticas; y en tercer lugar, como una base para ampliar los logros del proyecto mediante la preparación de recomendaciones políticas sobre la integración eficiente de las etiquetas de sostenibilidad en el turismo ‘Med’". Con socios procedentes de siete países mediterráneos, el proyecto garantiza un fuerte carácter transnacional y una gran cobertura geográfica, centrándose en las zonas poco pobladas e insulares.

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Apúntate y recibe cada semana en tu correo la newsletter de ciencia

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión