Sociedad
Suscríbete por 1€

sociedad

Los excesos de Kiko Rivera: ocho millones gastados en drogas y fiestas

El hijo de Isabel Pantoja afirma que llegó a consumir cinco gramos de cocaína al día y que ahora está bien.

Kiko Rivera en 'Gran Hermano Dúo"
Kiko Rivera en 'Gran Hermano Dúo", en una imagen de archivo.

"He llegado a salir de fiesta un viernes y llegar al viernes siguiente" y "he podido derrochar alrededor de siete u ocho millones de euros en fiestas y vicios". Estas son algunas de las confesiones que Kiko Rivera, hijo de la tonadillera Isabel Pantoja, ha hecho en el programa de Cuatro 'Planeta Calleja', emitido este domingo. El aventurero Jesús Calleja viajó con él a Nepal el pasado mes de abril y allí el dj reveló algunos episodios de su vida.

Aunque no es la primera vez que confiesa sus adicciones, el hijo mayor de Pantona, de 37 años, reconoció que empezó a consumir drogas cuando tenía tan solo 17 años cuando la cantante estaba de gira por Latinoamérica y le ofrecían importantes cantidades de dinero por el simple hecho de asistir a una fiesta y hacerle "cuatro fotos". "He llegado a consumir cinco gramos de cocaína al día. He sido drogadicto, a día de hoy estoy bien aunque tengo el demonio aquí, en el hombrito. Yo lo he pasado muy mal", ha admitido.

Además, ha admitido que se ha arruinado en dos ocasiones y se ha llegado a gastar 100.000 euros en un fin de semana. "¿Cómo?", le pregunta sorprendido Jesús Calleja. "No quieras saberlo, Jesús.... Mucha fiesta, estupefacientes a saco. Iba con 25 amigos o 30. Llegaba un fin de semana y les decía: '¿Adónde queréis ir?' Todo putas, fiesta, todo. Decíamos: 'Vámonos para Londres', y pagaba los aviones, los hoteles, las cenas, las fiestas y me podía gastar 60.000 euros. Cuando el dinero te llega fácil, te lo gastas fácil. Puede que haya gente que se lo haya pasado bien en este país, pero nadie mejor que yo", ha dicho. "Tenía casoplones, once coches, motos de agua y barcos. Qué loco estaba. Luego ya cambié: ya no ganas tanto dinero como antes, te quitas de esas malas amistades...", añade.

El punto de inflexión en su vida de adicciones fue conocer a su actual mujer Irene Rosales, a quien califica, junto a sus hijos, de "lo más importante" de su vida. "No lo tuvo fácil", admite.

Quien no sale tan bien parada es su madre. "No le echo las culpas a ella (Isabel Pantoja), ni mucho menos, pero ella también tiene su parte de culpa. Es la labor de un padre saber por dónde va su hijo. Quizás, si hubiese estado más atenta yo no hubiese caído. "Para mí, ser madre no solo es parir. Parir puede hacerlo cualquiera. Ser madre, no. Si quieres que hablemos de amor, tenemos que hablar de mi abuela, no de mi madre. Esa era la que me daba amor, la que me besaba, la que me abrazaba, la que cuando me caía, me levantaba", sostiene.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión