Sociedad
Suscríbete

Año Jacobeo

Peregrinos del mar navegan a vela el Camino de Santiago

Para conseguir la Compostelana hay que acreditar 100 millas náuticas y hacer andando la última etapa.

A bordo del ‘Kais’, primer barco femenino que navega el Camino de Santiago.
A bordo del ‘Kais’, primer barco femenino que navega el Camino de Santiago.
Héctor Herrería

"Este viaje ha sido uno de los aprendizajes más increíbles de mi vida". La periodista Rocío Ibarra ha hecho el Camino de Santiago por mar, en la VI Travesía Navega el Camino (Sail the Way), dedicada a la Mujer y el Mar. Cuando, el primer día, escuchó, desde la rueda de timón, ‘¿Listas para trasluchar?’... "¿Trasluchar?, me pregunté a mí misma en silencio. Imagínate, yo subía por primera vez a un barco de esas características (12 metros de eslora), es decir, sin tener ni idea de navegación". 

A quien tenga la tentación de pensar que, en esta modalidad de recorrer el Camino, por mar, un barco te lleva a Santiago, Ibarra le diría que "al barco hay que llevarlo y ¡y muy bien!, porque en un velero puedes jugarte la vida". Pero después de unos días, "era lo más habitual darle a la carraca para recoger un cabo, preparar amarres y colocar boyas por estribor o babor con nudo de ballestrinque". Siempre siguiendo las instrucciones de Ángela Pumariega, "regatista profesional, campeona olímpica y gran instructora; ella ha sido la capitana, y también mentora, de esta travesía, en la que hemos embarcado más de 50 mujeres de diferentes profesiones relacionadas con el mar". Para todas y cada una ha sido un aprendizaje continuo. "Saber estar a bordo de un barco es mucho más que disfrutar en una travesía de recreo –explica la periodista zaragozana–. Navegar supone trabajar en equipo, conocer muy bien el barco y el mar, entender los vientos o anticipar problemas". Aparte de un deporte, "navegar es un saber estar, una filosofía de vida". En la intensidad del trabajo en equipo, Ibarra confiesa en voz baja que "hay algo primordial a bordo: saber dónde no molestas. A veces la mejor forma de ayudar es retirarte y no entorpecer una maniobra". 

Rocío Ibarra, a la izquierda, recoge un cabo dándole enérgicamente a la carraca.
Rocío Ibarra, a la izquierda, recoge un cabo dándole enérgicamente a la carraca.
Héctor Herrería

Además de compartir etapas complicadas, muchos buenos momentos o paisajes preciosos de la costa cantábrica -desde Hondarribia, Bermeo, Getxo, Santander, Gijón, Ribadeo, Viveiro, La Coruña, Muxía, Muros, Pobra do Caramiñal, Vilagarcía de Arousa y Padrón/Milladoiro-, también hubo espacio para la reflexión y el viaje interior. "Hay etapas de muchas horas y puedes perderte en el horizonte desde proa, mi parte favorita del barco; desde allí solo estás tú y el mar. Podría pasarme horas escuchando el romper de las olas bajo mis pies. Allí, saboreando el mar, se detiene el tiempo y fluyen los pensamientos. Todos los peregrinos del mar estamos de acuerdo en una cosa: es pura desconexión".

Desde 2016, cuando esta modalidad de peregrinación fue reconocida, unas 300 personas han realizado el Camino a vela, según los últimos datos, de junio de 2019, ofrecidos por la Oficina del Peregrino. Cada vez hay más opciones; desde hacerlo en barco propio o de un amigo a alquilar. Últimamente "está proliferando lo que se llama ‘plaza a plaza’, viajes en velero por plazas –señala–. El coste medio de una empresa de charter por persona y día ronda los 100 euros con alojamiento a bordo". Sail the Way es una iniciativa de North Marinas, entidad integrada en la Asociación Nacional de Empresas Náuticas, y combina navegación en velero con tradición, cultura y gastronomía. La edición 2021 ha contado con el patrocinio de Repsol, Quirón Salud y el Instituto Marítimo Español. 

Para conseguir la Compostelana hay que acreditar 100 millas náuticas y hacer andando la última etapa. "Esto significa que desde el último puerto en el que atracas hasta Santiago has de ir caminando", indica Ibarra. La tripulación del ‘Kais’ pisaba la plaza del Obradoiro el 19 de junio, tras haber compartido 11 etapas a vela, navegado 550 millas (casi 900 kilómetros) y pasado por 13 puertos del País Vasco, Cantabria, Asturias y Galicia. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión