Despliega el menú
Sociedad

heraldo escolar

Los chicos del IES Ramón y Cajal de Huesca también llevan falda

Bajo el lema ‘Yo estoy contra la violencia de género’, el instituto oscense ha vivido varias jornadas reivindicativas para exigir la igualdad entre hombres y mujeres. Muchos alumnos se sumaron al movimiento viral surgido en las redes sociale 'Chicos con falda'.  

Está claro. Los chicos también llevan falda
Está claro. Los chicos también llevan falda
IES Ramón y Cajal

De negro. Como símbolo de repulsa contra la violencia machista, la mayoría de estudiantes del IES Ramón y Cajal de Huesca acudieron vestidos de negro al instituto, el pasado 25 de noviembre, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres. Bajo el lema ‘Yo estoy contra la violencia de género’, chicos y chicas alzaron sus voces contra esta lacra social a través de los diferentes manifiestos que se leyeron durante el recreo en los patios del centro oscense.

Chicos y chicas con falda

La propuesta, que partió del Grupo de Trabajo de Convivencia e Igualdad del instituto, incluía, además, que el viernes, 27 de noviembre, alumnos y alumnas pudieran acudir con falda al centro, "para reivindicar la discriminación y violencia que sufren muchas personas por su ropa y la culpabilización, en ocasiones, a las víctimas de abusos por llevar falda; para reivindicar el derecho a vestir con total libertad. Y que la ropa no sea nunca motivo de abusos, agresiones o críticas hacia nadie", explica Sandra Arribas, integrante del grupo de igualdad del centro, que se implica contra la violencia de género y apuesta por la igualdad efectiva entre hombres y mujeres.

Alumnos y alumnas se han sumado así al movimiento viral ‘Chicos con falda’, surgido en las redes sociales tras la experiencia compartida por un joven de Bilbao, que decidió acudir con falda a su instituto, porque le apetecía, y acabó en el despacho del psicólogo del centro, al encontrarse con la incomprensión de una parte del profesorado. "La ropa no tiene género. Y a nadie le puede decir nada nadie por llevar lo que quiera", afirman convencidos los alumnos del Ramón y Cajal.

Etiquetas
Comentarios