Despliega el menú
Sociedad

Adela Cortina: "Ojalá nuestra ciudadanía siga siendo tan madura y lúcida"

Cortina (Valencia, 1947) es catedrática emérita de Ética y Filosofía Política de la Universidad de Valencia y directora de la Fundación Étnor para la Ética de los Negocios y las Organizaciones.

Adela Cortina.
Adela Cortina.
Oliver Duch

A una persona como usted a la que le gusta pasear y hacer deporte, el confinamiento en su casa de Valencia se le habrá hecho un poco cuesta arriba.

No. Es verdad que tenía ganas de pasear y en cuanto ha empezado la desescalada lo primero que he hecho ha sido salir con mi marido. He vivido el confinamiento muy bien porque he trabajado más que nunca.

Como filósofa acostumbrada a hacerse preguntas, ¿qué reflexiones ha hecho de esta crisis sanitaria?

Muchas. Me ha maravillado la extraordinaria reacción de la sociedad civil española: de los ciudadanos, del personal sanitario, de las empresas, las familias… La primera reflexión es que podemos estar muy orgullosos de nuestra ciudadanía y sociedad civil. Ojalá nuestra ciudadanía siga siendo tan madura y tan lúcida. La segunda, el apoyo mutuo y la solidaridad es fundamental para que la gente vivamos bien. Otra cosa es el nivel de la política que, a mi juicio, ha fracasado enormemente.

¿El Gobierno de Pedro Sánchez ha estado a la altura de la pandemia?

No. Para empezar no ha estado a la altura la Organización Mundial de la Salud; no estaba preparada y no ha avisado a tiempo. En el terreno de la UE hay que tratar que en cuestiones de sanidad vayamos a una. Y en España creo que la gestión ha sido muy negativa. No estábamos preparados, les ha cogido absolutamente desprevenidos y nos ha dado la sensación a muchos de que se actuaba con poca competencia y transparencia, y eso no genera en absoluto confianza en la ciudadanía.

Muchos son los que cuestionan que el Ejecutivo siga utilizando las prórrogas del estado de alarma para la desescalada en detrimento de la libertad del ciudadano. Usted, ¿qué opina?

El estado de alarma está considerado en la Constitución luego se puede llevar adelante. Además, si va refrendando en el Parlamento, etc., es algo legal. Pero en el tema de la desescalada se han tomado unas decisiones para las que no se han dado argumentos suficientes.

También la covid-19 ha puesto en valor empleos como el de los transportistas, las cajeras de supermercado o el sector primario. No sé si la sociedad va a tener mayor consideración hacia esos trabajos a partir de ahora.

Eso es lo que tendría que hacer. Está muy bien que la gente salga a aplaudir a los balcones, pero lo importante es que esta gente que ha estado al pie del cañón esté bien tratada, retribuida y considerada.

Usted es muy crítica con el trato dado a los ancianos y habla de gerontofobia. ¿Qué papel deben jugar nuestros mayores?

Esta idea de discriminación por edades es letal para una sociedad. Todas las personas valen exactamente igual; lo que hay que hacer es allegar más recursos y trasladar a las personas cuando no pueden ser atendidas.

¿Qué lecciones podemos aprender de esta crisis?

Tenemos un desempleo horroroso y eso va a ser un problema no solo sanitario sino también social y económico. Necesitamos fortalecernos e ir todos a una. Siempre digo que el presente y el futuro no se improvisan; es lo que se va trabajando día a día. Lo que deberíamos hacer para el futuro es aprender que la justicia y la solidaridad son clave, que tenemos que estar preparados para proteger a los más vulnerables. Es un aprendizaje elemental y me temo que no vamos a hacerlo.

¿Y qué importancia tiene la ética en la reconstrucción del país?

La ética es fundamental para toda la vida porque es la forja del carácter. Nos hace falta tener toda esa carga de lo que los clásicos llamaban excelencias del carácter. Necesitamos ser excelentes en justicia, prudencia, fortaleza, esperanza, templanza y, por supuesto, en altruismo y solidaridad. No se construye una democracia con gentes mediocres; se construye con gentes excelentes en justicia, solidaridad, en apoyo mutuo... Eso es una excelente sociedad.

Etiquetas
Comentarios