Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

Miles de profesionales sanitarios serán testados por culpa de las mascarillas defectuosas

Las comunidades todavía no saben cuántas personas pueden haber estado expuestas por la mala calidad de estas protecciones fabricadas por Garry Galaxy.

Dos sanitarios toman una muestra de sangre para un test rápido de coronavirus en el Hospital Provincial de Huesca.
Dos sanitarios toman una muestra de sangre para un test rápido de coronavirus en el Hospital Provincial de Huesca.
Rafael Gobantes

Los responsables sanitarios de las comunidades autónomas dieron la voz de alarma a sus gerencias en cuanto tuvieron la comunicación del ministerio el viernes pasado. El lote de mascarillas FPP2 de la marca Garry Galaxy que había repartido el Ejecutivo central era defectuoso. No protegían como indicaba el envoltorio verde en el que viajaron desde China. Fueron unos 400.000 protectores faciales que se repartieron entre casi todas las regiones, aunque la mayor parte fueron a parar a Cataluña (casi la mitad). Ahora, las comunidades se preparan para realizar test a todos los profesionales sanitarios que usaron estas mascarillas ante el temor de un gran contagio. Serán miles, aunque todavía tienen que saber cuántas se usaron. "Nosotros tenemos decenas guardadas, esperando que lo retiren", explicaba una enfermera de uno de los grandes hospitales de la capital. En Murcia, por ejemplo, se quedaron unas 15.000 sin repartir de un lote de 40.000 mascarillas.

Además de la dispersión geográfica, otro de los problemas reside en que el lote se repartió entre Atención Primaria, centros hospitalarios o residencias. en muchas comunidades. El Servicio Navarro de Salud, por ejemplo, reconoció este martes que estaba haciendo inventario; la Región de Murcia señaló que hay mil profesionales en observación y que a la mitad ya se les ha hecho las pruebas PCR pertinentes o que los afectados en el Clínico de Málaga pueden llegar a los 1.500.

También hay 76 infectados en Galicia y el ministerio mandó a Aragón unas 15.000 de estas mascarillas defectuosas, cuyo fabricante (autorizado por el Gobierno chino) se ha comprometido a enviar un pedido similar en el tiempo más breve posible. El Ejecutivo, como subrayó la ministra portavoz María Jesús Montero, deja en manos de los centros sanitarios, la decisión de realizar unos test o no a través de «sus programas de prevención de riesgos».

En Castilla y León, han podido hacer uso de estas mascarillas defectuosas unos 2.500 trabajadores de centros de salud y hospitales, según la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF). Este sindicato reclamó una reunión urgente al ministro de Sanidad, Salvador Illa, para que les informe sobre los datos de profesionales contagiados (ahora se superan los 31.000) y reclamar responsabilidades sobre el suministro de materiales de protección.

Otros sindicatos y las organizaciones nacionales de médicos y enfermeros también han exigido más medidas para evitar los contagio. "#NiUnDíaMás sin el necesario material de protección que garantice una asistencia segura y de calidad y en todos los niveles asistenciales", exigió la Organización Médica Colegial. Por su parte, la Organización Colegial de Enfermería calculaba, tras realizar una encuesta en su colectivo, que en España hay cerca de 70.000 enfermeros que han sufrido la Covid-19, en su mayoría asintomáticos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión