Despliega el menú
Sociedad

ciencia

Fernando Simón: "No hay razón para alarmarse con el coronavirus"

Esta entrevista fue realizada en febrero de 2020, un mes antes de que la expansión del coronavirus llegase a España. Este médico zaragozano es el portavoz oficial de la lucha contra la crisis sanitaria del virus en nuestro país.

Ciencia
Fernando Simón, en la sede del Ministerio de Sanidad, en Madrid.
Enrique Cidoncha

Esta entrevista fue realizada en febrero de 2020, un mes antes de que la expansión del coronavirus llegase a España.

Todo el mundo quiere estar a su lado, al lado del rostro, de la voz que transmite serenidad en medio de la incertidumbre, incluso miedo, al coronavirus.

Simplemente ofrecemos puntualmente información veraz, clara y concreta. Nada más.

Y nada menos… Intentando reunir documentación, recurrí al microbiólogo Carlos Martín para intentar dimensionar su figura. Estoy abrumado...

Me quiere mucho Carlos Martín (sonríe). Me parece un profesional de vanguardia. Sin ninguna duda, uno de los mejores investigadores en tuberculosis del mundo.

¿Cómo se explica que de una ciudad como Zaragoza puedan salir en un mismo tiempo dos profesionales tan relevantes en el ámbito científico-médico?

Me cuesta mucho hablar de mí mismo… En cualquier caso, le recuerdo a Ramón y Cajal, todo un Premio Nobel. Y de eso no pueden presumir muchas ciudades ni universidades.

Usted se fue de Zaragoza nada más terminar Medicina.

Siempre he estado en contacto. En Zaragoza vivía en el paseo de Sagasta, cerca de Cuéllar. El domicilio familiar estaba en Sagasta 45, cerca del Camino de las Torres. Mi padre, Antonio Simón, era médico psiquiatra. Ha estado siempre ejerciendo en Zaragoza. Yo estudié en el colegio de Montearagón.

Junto al Canal Imperial.

Eso es. Estudié Medicina en Zaragoza. Después de terminar la carrera, hice sustituciones en pueblos, sobre todo en la provincia de Huesca. Estuve en Binéfar, Naval, Estadilla... En Zaragoza hice urgencias domiciliarias. Al año de acabar la carrera, me fui a África. He estado en Burundi, Somalia, Mozambique, Tanzania, Togo...

Se conoce toda África.

Desde 1990 hasta el año 1998. Entre medias, dos años en Inglaterra. En 1998 me fui a Guatemala. También, a Ecuador. En 2001 me marché a París como epidemiólogo al Instituto de Vigilancia Sanitaria. Todo hasta 2003, cuando me propusieron venir a España a montar la Unidad de Alertas y Emergencias de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica. Acepté.

¿Por qué regresó?

Mis tres hijos preguntaban por sus abuelos y sus primos, y decidimos volver a España.

Desde la crisis del ébola en 2012, es referencia en comunicación.

Le aseguro que en el mismo puesto que yo podría haber otros profesionales de la misma formación o experiencia, y podrían hacer el mismo trabajo que hago yo.

¿En serio cree usted que en España hay otro científico capaz de trasmitir la sensación de calma que Fernando Simón traslada a casi 50 millones de españoles? ¿Conoce a alguien? Si lo conoce, ruego diga su nombre.

Cuento con un gran equipo detrás. Dispongo de la información adecuada y hay coordinación con las Comunidades Autónomas. Y tengo que subrayar que, desde que estoy en el Ministerio, nunca he tenido el dictado de ningún tipo.

¿Cómo se puede lidiar con la gripe, el ébola, el zika, la listeriosis, ahora con el coronavirus, y salir indemne?

Se duerme poco, se come poco, se ve menos a la familia…

La alarma, la psicosis con el coronavirus, ¿tiene base científica?

Estamos ante un virus nuevo y con las enfermedades nuevas, mientras no se conocen, se genera incertidumbre. Y la incertidumbre genera ansiedad. Tiene una letalidad que no es desdeñable, pero no es tan grave como parecía. En estos momentos, el nivel de riesgo de España es relativamente bajo. No hay ninguna razón para alarmarse, está controlado.

¿El índice de transmisión es mayor que el del sarampión?

No, muchísimo menos. El coronavirus es una enfermedad de muy bajo nivel de transmisión.

Hay cierto recelo hacia el mundo chino...

Es absurda esa consideración.

¿Qué datos concretos puede aportar?

(Datos del pasado jueves) Fuera de China, ha habido solo 226 casos, distribuidos entre 25 países. En España, solo uno, y controlado. Ha habido solo una defunción, en Filipinas, y por una persona infectada en China.

Ya me quedo más tranquilo.

Hay que valorar el nivel de la sanidad española, y no solo en el control de esta enfermedad.

Etiquetas
Comentarios