Despliega el menú
Sociedad

El pequeño Archie, estrella del viaje africano de Harry y Meghan

El hijo de los duques de Sussex protagoniza su primer acto oficial durante la estancia de sus padres en Sudáfrica.

Archie, el bebé del príncipe Harry y Meghan Markle, se ha convertido en el gran protagonista del viaje que sus padres llevan a cabo estos días por el continente africano.

El niño, del que apenas había imágenes hasta ahora, ha posado sonriente ante las cámaras durante su primer acto oficial: un encuentro de los duques de Sussex con el arzobispo emérito de Ciudad del Cabo y premio Nobel de la Paz Desmond Tutu.

Tutu, acompañado por su hija Thandeka, saludó sonriente a los duques de Sussex y a su bebé a las puertas de la sede de su fundación, ubicada en la urbe costa sudafricana de Ciudad del Cabo (suroeste).

El encuentro fue animado y se les vio a todos reír e interactuar con el pequeño Archie, quien todavía no ha cumplido cinco meses, momentos antes de tomar un té.

También intercambiaron regalos, según informó la Fundación Legado de Desmond y Leah Tutu en Twitter, como "un conjunto de fotografías enmarcadas del encuentro de la princesa Diana (la fallecida madre de Enrique) con Nelson Mandela en 1997", entre otros.

La Fundación también compartió varias imágenes de la visita, entre ellas una en la que se puede ver al príncipe Enrique caminando afectuoso de la mano con Tutu.

Esta es la tercera jornada del viaje de los duques de Sussex por el sur de África, pero el encuentro con el Nobel es el primer acto público al que acuden con su bebé.

Había mucha expectación por ver a Archie, ya que desde que nació el pasado mayo la discreción ha caracterizado el comportamiento de la joven pareja respecto a su primogénito.

Este miércoles, la agenda de Meghan Markle incluye también actos con mujeres empresarias y una visita a un proyecto de madres con VIH.

Enrique de Gales, por su parte, inicia un tour en solitario que le llevará a visitar Botsuana, Angola y Malaui mientras su esposa y su hijo permanecen en Sudáfrica.

La conservación medioambiental y el apoyo a proyectos solidarios dominan la agenda de los duques en este viaje, pero en Angola, además, Enrique rendirá homenaje a su madre, siguiendo sus pasos en un campo de minas que Diana de Gales visitó en 1997.

El sur de África ocupa un lugar especial en la historia de los duques de Sussex, ya que Botsuana fue el destino de su primer viaje juntos cuando comenzaron su noviazgo en 2016.

Está previsto que el próximo 2 de octubre toda la familia regrese desde Johannesburgo al Reino Unido, donde, desde su matrimonio en 2018, la joven pareja real se ha visto sometida a un escrupuloso escrutinio, en especial en lo relativo a la figura de Meghan, exactriz nacida en Estados Unidos. 

Etiquetas
Comentarios