Despliega el menú
Sociedad

Casi la mitad de la población gitana es "extremadamente pobre"

Un informe evidencia la desigualdad que sufre el colectivo en el acceso a derechos económicos y sociales.

La Fundación Secretariado Gitano, durante una de sus movilizaciones en la plaza de Concepción Arenal de Huesca.
La Fundación Secretariado Gitano, durante una de sus movilizaciones en la plaza de Concepción Arenal de Huesca.
HERALDO.

La pobreza y la exclusión afectan a más del 80% de la población gitana y casi la mitad, el 46%, es "extremadamente pobre", según un estudio de la Fundación Secretariado Gitano (FSG), que refleja, además, que la tasa de pobreza infantil se sitúa en un 89%.

El estudio, presentado este martes, ha sido elaborado a partir de 1.492 cuestionarios, y hace una radiografía de la situación social, laboral y económica de la población gitana, pero también información básica referente a un total de 6.015 cohabitantes de los entrevistados.

Los datos muestran, informa la FSG en un comunicado, que la población gitana sufre "una fuerte desigualdad y desprotección" en el acceso a derechos económicos y sociales.

Así, la tasa de paro alcanza el 52%, lo que supone más de tres veces la de la población general, que es del 14,5%, y son las mujeres las que sufren "una clara desventaja en todos los ámbitos" debido a su doble condición, como mujeres y gitanas, con una tasa de empleo que solo llega al 16%.

El 66% tiene menos de 30 años, la pobreza y la exclusión afecta a más del 80% del total de la población gitana y el 46% es "extremadamente pobre".

La tasa de pobreza infantil se sitúa en un 89% frente a un 30,7% en la población general.

El nivel educativo es, "con diferencia, el principal determinante para el empleo": solo el 17% de los mayores de 16 años tiene la ESO o estudios superiores, frente a casi el 80% del resto de la población, y éste es, según FSG "el factor responsable de la mayor parte de la brecha de desigualdad que separa a hombres y mujeres gitanas de los estándares del resto".

Para revertir la situación, la FSG plantea una serie de recomendaciones y propone "en primer lugar" abordar el bajo nivel educativo para lo que aboga por un "plan de choque" contra el fracaso escolar del alumnado gitano, con el fin de garantizar que al menos terminan la educación obligatoria y continúan estudiando hasta alcanzar en la próxima década niveles similares a los del resto de la población. 

Etiquetas
Comentarios