Despliega el menú
Sociedad

sociedad

Una Virgen del Carmen olvidada durante más de un siglo

El descubrimiento de una figura religiosa del siglo XIX en el monasterio de La Encarnación de Huesca desvela también la existencia de un antiguo colegio para niñas en el cenobio.

El obispo de Huesca, Julián Ruiz, bendijo la figura de la Virgen del Carmen.
El obispo de Huesca, Julián Ruiz, bendijo la figura de la Virgen del Carmen.
M. B.

Un hallazgo casual ha sacado del olvido una figura de la Virgen del Carmen que, por primera vez tras más de un siglo, salió en procesión por las calles de Huesca. Este descubrimiento ha llevado de la mano otro más, de una escuela de niñas que existió en el actual monasterio de La Encarnación-San Miguel. El martes, la comunidad de vida contemplativa de las monjas Carmelitas, más conocidas popularmente como las Miguelas, pudo mostrar este objeto de culto a los fieles en las misas de la jornada, que se cerraron con la última de ellas presidida por el obispo de Huesca, Julián Ruiz.

Los conventos de la capital, también los de Santa Clara, Santa Teresa, la Asunción y los Carmelitas Descalzos, han celebrado durante la última semana la denominada Novena del Carmen y ha sido especial para las Miguelas, pues dentro de tres años conmemorarán el 400 aniversario de la fundación de este monasterio, que data del 12 de junio de 1622. “Queríamos celebrar la cuenta atrás de una forma especial. No sabíamos cómo y la propia Virgen nos ha indicado el camino”, ha explicado la madre superiora, sor María Blanca de la Eucaristía.

Así, las monjas encontraron en el propio monasterio unas andas (los soportes que se utilizan para llevar habitualmente los pasos procesionales) que, por la inscripción encontrada, pertenecían a la escuela de niñas que hubo en el monasterio durante el siglo XIX. “Buscamos entre las imágenes que teníamos guardadas la correspondiente y nos encontramos con una Virgen del Carmen con el Niño Jesús bastante deteriorados”, explica la madre superiora.

La orden restauró así las andas, la Virgen y el Niño Jesús con la ayuda del taller de restauración Summa y ellas mismas confeccionaron una serie de vestidos nuevos y compraron las coronas correspondientes. Como curiosidad, una de las telas pertenecía al vestido de novia de la abuela de sor María Blanca. En el libro de memorias de la congregación encontraron cuándo y por qué se abrió una escuela para niñas en un monasterio de monjas de clausura: “En el año 1854 se puso en este convento una clase de enseñanza para niñas por orden de nuestros superiores, pues temían que el gobierno nos sacara del convento”, explican.

Este centro solo permaneció activo alrededor de un año, pero en 1870 se les ordenó la reapertura por motivo de la guerra. En 1896 se cerró definitivamente. Por primera vez en un siglo y medio se sacó a la Virgen en Procesión tras la misa de las doce del mediodía, presidida por el padre Carmelita de la comunidad de Zaragoza, Ramón Maneu. Y los feligreses, varios de ellos acompañados por la cámara del teléfono móvil, inmortalizaron una figura que al fin vez la luz y que estará disponible para el culto religioso a partir de ahora.

Etiquetas
Comentarios