Despliega el menú
Sociedad

Redes sociales

"Huele como un tío, tío", el anuncio que exaspera a la Inquisición tuitera

La colonia 'Old Spice' adapta al mercado español un atrevido vídeo cuya evidente ironía no ha sido captada por todos.

Fotograma del vídeo de Old Spice que tanto da que hablar.
Fotograma del vídeo de Old Spice que tanto da que hablar.
Heraldo.es

"Cámbiate a Old Spice y huele como si tu foto ilustrase la palabra 'virilidad' en el Diccionario". El texto que acompaña en Youtube el anuncio que la marca ha adaptado a la televisión española es una provocación en toda regla. Pero no por casualidad. Un mensaje así en 2019 va a encontrar furibundos detractores, que le van a dar eco gratuito a la marca. Así ha sido. 

El comercial está protagonizado por el exjugador de fútbol americano Isaiah Mustafa, que encarna al protohombre, al macho dominante, al gallito del corral. A un machista de tomo y lomo. El actor, recién salido de la ducha, mira a cámara y se dirige con voz grave a una interlocutora cualquiera: "¿Qué tal, cielo? Mira a tu hombre, ahora mírame a mí. Ahora a tu hombre, ahora mírame a mí. Ya lo siento, él no soy yo. Pero si deja de oler a florecitas y se cambia a Old Spice, podría oler como si fuera yo".

Desde ese momento, el anuncio abraza el surrealismo. Al machorro se le cae la toalla y aparece, pecho al aire, en la cubierta de un pedazo de yate. "¿Qué tienes en la mano? En la mía hay una ostra con dos entradas para esa movida que te encanta?". La súper concha se deshace y emerge una cascada de pedrolos: "Mira otra vez, las entradas se han convertido en diamantes. Todo es posible cuando tu hombre huele a Old Spice y no a flores". El vídeo acaba con el bueno de Mustafa montado en un corcel blanco, cual príncipe azul.

La campaña ha logrado sublevar a los más dogmáticos. El uso exacerbado del modelo clásico de virilidad, en una clave obviamente irónica, no ha sido interpretado de forma igual por todos los usuarios de las redes sociales. Quienes no son capaces de alejarse de la literalidad, de comprender que la ficción no siempre encuentra apoyo en la vida real, se han sentido gravemente ofendidos. Y la Santa Inquisición tuitera ha dejado patente esa total incapacidad para leer subtextos:

Etiquetas
Comentarios