Sociedad

reino unido

El ADN revela la identidad de Jack el Destripador

Un estudio de dos forenses británicos indica que uno de los sospechosos de los crímenes era el famoso asesino en serie.

dna-3539309_1280
El ADN puede ser la clave para descubrir la identidad de Jack el Destripador.
HA

Es, probablemente, el asesino en serie más famoso del mundo. Sus crímenes han inspirado libros, series y películas. Pero nadie ha podido confirmar quién era realmente Jack el Destripador.

Ahora, más de un siglo después de su aparición, un grupo de forenses creen saber la identidad del asesino. Lo han averiguado a través del ADN encontrado en algunas pruebas de aquellos crímenes. Según el trabajo, publicado en el 'Journal of Forensic Scienses', Jack el Destripador era Aaron Kominski, un barbero polaco de 23 años que fue uno de los sospechosos del caso, aunque nunca se encontraron pruebas suficientes como para imputarlo.

Jack el Destripador mató a cinco mujeres en el barrio británico de Whitechapel entre el 31 de agosto y el 9 de noviembre de 1888. Aunque los rumores y la prensa señalaron a muchos sospechosos -incluido el duque de Clarence y Avondale, nieto de la reina Victoria- nadie fue acusado nunca de forma oficial.

Kominski fue uno de los hombres investigados por aquel entonces. Ahora, los investigadores han estudiado el ADN encontrado en el chal de Catherine Eddowes, la cuarta víctima del asesino.

En la prenda hay restos de fluido seminal, de los que se han extraído muestras de ADN. Estas se ha comparado con el de un descendientes del barbero polaco. Y según los autores del estudio, los doctores David Miller, de la Universidad de Leeds, y Jari Louhelainen, de la Universidad John Moores de Liverpool, no hay lugar a dudas: el ADN sería de Aaron Kominski.

El trabajo, no obstante, ha despertado algunas dudas entre la comunidad científica, porque no hay evidencias de que el chal de Eddowes estuviera presente en la escena del crimen. También hay quien defiende que el chal era de un tejido demasiado fino -y caro- para que pudiera pagarlo una prostituta. 

De cualquier modo, y aunque Kominski fue investigado en 1888, la Policía nunca presentó cargos en su contra. El barbero murió de gangrena, internado en una institución benéfica, en 1919.

Etiquetas
Comentarios