Sociedad

sociedad

El misterio de la ballena muerta que ha aparecido en medio de la selva

El animal, de diez toneladas, está entre unos manglares a más de 6.000 kilómetros de su hábitat natural.

La ballena, en tierra y rodeada de manglares.
Ministerio de Medio Ambiente de Brasil

El sitio de las ballenas es el océano. A veces, las corrientes marinas arrastran algún cetáceo muerto a alguna playa. Pero lo que nunca había ocurrido es que uno de estos animales apareciera en medio de la selva.

Ha pasado en Brasil, en plena Amazonía, donde los científicos del Ministerio de Medio Ambiente investigan el hallazgo de una ballena jorobada muerta.

El animal, de unos 11 metros de largo y diez toneladas de peso, está a ocho metros de la orilla del río, entre densos arbustos y matorrales,

La ballena estaba  cerca de la desembocadura del Amazonas, a unos 6.400 kilómetros de las zonas donde estos animales suelen alimentarse. Además, en esta época del año lo normal es que los cetáceos hayan iniciado ya su migración hacia la Antártida.

El animal fue localizado por miembros de la ONG ecologista Bicho D’água, que acudieron a la zona tras avistar a un grupo de aves carroñeras sobrevolando un lugar poco habitual para ellas. Según han explicado, la ballena no parece tener heridas visibles, por lo que será necesaria una autopsia para establecer las causas de su muerte.

Los expertos creen que el ejemplar encontrado corresponde a una cría de ballena jorobada de unos 12 meses. Según las primeras investigaciones, habría muerto en el mar y serían las mareas altas y el mar agitado el que habría empujado el cadáver río adentro, hasta acabar en mitad de los maglares.

Aunque será la autopsia la que lo confirme, en los últimos meses han sido descubiertos muchos cetáceos muertos debido a la ingesta de plásticos que flotan por los océanos sin control y que se han convertido en una de las principales amenazas para la fauna marina.

Además, cada año mueren unas trescientas mil ballenas y delfines mueren tras quedar atrapados en las redes de los barcos pesqueros o al chocar con estos gigantes del mar, según datos de la Comisión Ballenera Internacional.

Etiquetas
Comentarios