Despliega el menú
Sociedad

Sensibilidad porcina

La cría de cerdos se realiza en condiciones muy duras para los animales.

Cerdos en una granja.
Cerdos en una granja.
Javier Escriche

Leo que se va a instalar un matadero porcino capaz de sacrificar treinta mil ejemplares al día. Tirando del hilo me informo de que en España se mata anualmente a cincuenta millones de cerdos, una cifra que va al alza. Y me entero también de que la mayor parte de esos animales vive de tres a seis meses. Solo los ejemplares que procrean llegan a cumplir tres años, de los quince que podrían alcanzar. Sin duda, el éxito reproductivo que con la intervención humana logra esta especie se da a costa de sus individuos.

Pese a pertenecer a una estirpe domesticada hace unos diez mil años, dichos individuos siguen naturalmente predispuestos a una gran variedad de comportamientos cognitivos y emocionales. Por eso, lo peor de su sacrificio es que tiene lugar conforme a una regulación que autoriza que los gorrinos se hacinen en espacios mínimos, suficientes para que puedan «acostarse todos a la vez», o que las cerdas reproductoras permanezcan meses entre rejas, en reducidos cubículos individuales, permitiéndose prácticas como destetar prematuramente a los lechones, castrar, recortar dientes, amputar rabos y anillar hocicos, actos a los que se suman el brutal transporte y el atroz final que padece esa inmensa población impúber.

Con todo, sin embargo, hay personas cualificadas que sostienen que este sistema productivo industrial "respeta la sensibilidad y las necesidades de la especie". Son palabras textuales de un catedrático del departamento de producción animal de una universidad española, publicadas en una página web del sector porcino. Sinceras, cínicas o interesadas, sobran comentarios.

jusoz@unizar.es

Etiquetas