Despliega el menú
Sociedad

Cuando como fuera, ¿debo dejar propina?

Al contrario de lo que ocurre en otros países, en España no es obligatorio abonar nada en este concepto.

No existe ninguna norma jurídica que regule las propinas en España.
No existe ninguna norma jurídica que regule las propinas en España.
Unsplash

El camarero deja amablemente la cuenta sobre la mesa. Abonamos el importe y, cuando trae las vueltas, observamos las monedas preguntándonos si debemos dejarlas sobre el platillo o guardarlas de nuevo en la cartera. Esta situación es común en España, país donde no existe ninguna norma jurídica o social que regule las propinas, al contrario de lo que ocurre en lugares como Estados Unidos, donde a los precios de la carta hay que sumar entre un 15% y un 20% en este concepto.

¿Cuánto es lo recomendable?

La Real Academia de la lengua Española define a esta cantidad como el agasajo que sobre el precio convenido y como muestra de satisfacción se da por algún servicio. A pesar de no existir un consenso sobre la propina, ya que hay quienes incluyen la experiencia grata dentro del importe a abonar, si realmente queremos agradecer el trato recibido, la cantidad más razonable a aportar sería un 10% sobre el precio total de la cuenta.

¿Qué ocurre en otros países?

Las diferentes culturas consideran la propina de una manera distinta. Por ejemplo, mientras que en China o Japón este gesto puede resultar descortés e incluso una ofensa para los trabajadores -y el camarero podría acabar devolviendo el dinero al cliente- en otros lugares, como Estados Unidos, se considera obligatorio y un 'cargo por servicio'. En Alemania, lo recomendable es dejar entre un 5% y un 10% del importe, porcentaje ligeramente superior en Reino Unido, donde la cantidad adecuada en este concepto se encuentra entre un 10% y un 12%. En Francia, lo habitual es dejar un 5%, mientras que en Italia las propinas son añadidas por el propio restaurante de forma automática en la cuenta, donde se especifica a qué corresponde cada cantidad.

En otros lugares del globo, como en Australia y Nueva Zelanda, no se suelen esperar este tipo de compensaciones.

Etiquetas
Comentarios