Despliega el menú
Sociedad

El cuidado de los mayores

OPINIÓNACTUALIZADA 29/08/2018 A LAS 05:00
Cada vez hay más personas de edad avanzada en situación de dependencia o soledad.
Cada vez hay más personas de edad avanzada en situación de dependencia o soledad.

Entre las iniciativas de emprendedores leí una que se refería al cuidado de mayores. Dos jóvenes habían pasado por la experiencia de buscar un cuidador para su padre y no encontraron a nadie que estuviera a la altura de lo que precisaban. Eso les movió a crear una empresa que conecta a familias con personas cuidadoras. Analizan cada caso y designan a la persona que, entre sus candidatos, se ajusta más al perfil. Están convencidos de que es un mercado que crecerá, y mucho, en los próximos años.

En España muchos ancianos y dependientes reciben el cuidado de mujeres, sobre todo sudamericanas y rumanas, que han llegado a nuestro país. La alarma social se ha desatado por el número de personas fallecidas en soledad, cuya defunción se ha conocido en ocasiones cuando habían pasado días. Un problema grave que exige repuesta institucional y social. Sin ir más lejos, los grupos del Ayuntamiento de Zaragoza -PP, PSOE, Ciudadanos y CHA- reclamaban al gobierno municipal una mesa de trabajo que aborde este tema, para implantar un sistema de seguimiento de los ancianos que viven solos. En la misma línea, el PP pedía la elaboración de un censo de mayores solos y Chunta planteaba que se aumentase la partida presupuestaria en ayuda a domicilio y teleasistencia. En ambos servicios hay unas listas de espera numerosas, un problema que, por su urgencia, debería tener una solución rápida.

No solo en España se padece este problema de los mayores solos. En Gran Bretaña funciona una secretaría de Estado de la Soledad. El que fuera secretario de Estado de Servicios Sociales en el gobierno del PP, el aragonés Mario Garcés, se refirió a la necesidad de un plan para ayudar a las personas mayores que viven solas. Garcés hablaba de «romper la barrera indigna de la soledad». Eso implica, por una parte, conseguir que los mayores no se aíslen y, por otra, debe ser un compromiso de las administraciones públicas y de la sociedad en la tarea de acompañar eficazmente a quienes se encuentran solos y desasistidos. En el informe del Instituto Aragonés de Estadística sobre ‘Datos básicos de Aragón 2017’, se señala que 83.000 aragoneses mayores de 65 años viven solos. En los últimos diez años ha crecido en un 41% el número de hogares con un solo miembro.

Etiquetas