Sociedad
Suscríbete por 1€

Tercer Milenio

Los tiranosaurios no sacaban (ni movían) la lengua

Un nuevo estudio de la Universidad de Texas revela que tenían la lengua pegada al fondo de la boca.

En la mayoría de las reconstrucciones de tiranosaurios se les muestra moviendo la lengua
En la mayoría de las reconstrucciones de tiranosaurios se les muestra moviendo la lengua
Spencer Wright

Cierra los ojos e imagina a un Tyrannosaurus rex embravecido, en pleno ataque. Seguro que en tu mente el enorme reptil agita la cabeza a un lado y a otro. Enseña sus ristras de afilados dientes. Y luego muestra la lengua en movimiento.

Si es así, deberías corregirlo. No solo tú: también decenas de documentales, películas y museos de historia natural. Porque, a pesar de que en la mayoría de las reconstrucciones de dinosaurios se les suele enseñar moviendo la lengua como lagartos gigantes, la realidad es muy distinta. Un nuevo estudio de la Universidad de Texas (EE. UU.) indica que tenían la lengua pegada al fondo de la boca, de manera similar a los modernos caimanes.

Lo saben porque han comparado los huesos hioides, a los que se ancla la lengua, de dinosaurios, pterosaurios, aves y caimanes. Según sus pesquisas, los dinosaurios no podían ondear su sinhueso, que apenas se movía. Las reconstrucciones dramáticas que muestran a los dinosaurios extendiendo la lengua entre sus mandíbulas son definitivamente incorrectas, leemos en EuropaPress.

Otra conclusión interesante es que existe una conexión entre el origen de la capacidad de volar y la movilidad de la lengua. "Si no puedes usar una mano para manipular a tu presa, la lengua puede volverse mucho más importante para manipular la comida", propone Zhiheng Li, experto en evolución y coautor del estudio que publica 'PLOS One'.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión