Despliega el menú
Sociedad

Tercer Milenio

Tercer Milenio

Bienvenido a la era de la edición del ADN: corta, pega y copia

Jennifer Doudna, una de las científicas que ha puesto a punto la técnica CRISPR de edición de ADN, dice que incluso "es posible hacer modificaciones que cambien el futuro de la evolución".

Como unas tijeras genómicas, la técnica CRISPR/Cas9 permite editar el ADN con gran precisión
Como unas tijeras genómicas, la técnica CRISPR/Cas9 permite editar el ADN con gran precisión
Jenna Luecke and David Steadman/Univ. of Texas at Austin

"Sí, podemos reescribir el código de la vida", dice Jennifer Doudna. No es ciencia ficción. Es ciencia y punto. Lo dice una las científicas que ha hecho realidad la tecnología que lo hace posible: la técnica CRISPR/Cas9. Aunque la entrevista que le hizo 'El cazador de cerebros' -el periodista científico Pere Estupinyà- se publicó en diciembre del año pasado, nunca es tarde para escucharla y enterarse de primera mano de lo que nos depara el futuro. O más bien deberíamos decir lo que nos depara... el presente.

"Es increíble ver cómo un proyecto de investigación que empezó motivado por la curiosidad ha dado lugar a una tecnología que cambiará el mundo", dice con una sonrisa en los labios Doudna. La investigadora de la Universidad de California nos invita a pensar en el ADN como una molécula que contiene toda la información para crear una célula, o un cerebro, o un organismo completo. ¿Qué pasa si conseguimos editar esas instrucciones como el texto de cualquier documento? Que podemos modificar lo que se construye: partes de organismos vivos o su totalidad. Y que tenemos la potestad de cambiar una letra, una palabra, una frase o un párrafo entero de las instrucciones. Por ejemplo, uno relacionado con enfermedades (y que ahora, se podrían corregir).

La técnica aporta tal nivel de 'control' sobre el ADN que Doudna asegura que incluso "es posible hacer modificaciones que cambien el futuro de la evolución". Como reflexiona Pere Estupinyà, no está claro si despierta más pasión que miedo o al revés.

En la entrevista, Doudna afirma que es una herramienta muy democratizadora, porque es barata y fácil de utilizar por cualquier biólogo molecular, y eso le da cierta tranquilidad a la investigadora. Además, recuerda que no nos la hemos inventado los humanos: viene de las bacterias, que desde hace miles de años cuentan con un sistema muy bueno para protegerse de las infecciones por virus. El que ahora nos sirve a nosotros para editar y reprogramar ADN.

Etiquetas
Comentarios