Despliega el menú
Sociedad

Tercer Milenio

Tercer Milenio

Anticuerpos de llama contra el hongo aspergillus

Cerca de 300 millones de personas sufren cada año infecciones por hongos y alrededor de un millón fallecen. Alguna de ellas, como la aspergilosis broncopulmonar y la invasiva, causadas por el hongo Aspergillus fumigatus, afecta a más de 200.000 casos anuales en países desarrollados, con un porcentaje de mortalidad en pacientes tratados que supera el 50%. Ahora un proyecto de ‘crowdfunding’ de la Universidad de Zaragoza busca financiación a través de la plataforma pública Precipita para plantarle cara.

El hongo Aspergillus fumigatus, visto de cerca
El hongo Aspergillus fumigatus, visto de cerca
William. W. Mangin

El Aspergillus fumigatus, uno de los hongos más agresivos en pacientes inmunodeprimidos, produce más muertes anuales que la tuberculosis o la malaria. El tratamiento no es efectivo y encuentra resistencias.

El grupo de investigación centrado en la glicosilación de proteínas del Instituto de Biocomputación y Física de Sistemas Complejos (BIFI) de la Universidad de Zaragoza busca solucionar el problema de las resistencias a los tratamientos antifúngicos con el proyecto ‘Nanofungi: tratamientos antifúngicos alternativos’.

El objetivo es descubrir fármacos antifúngicos alternativos a los existentes, empleando para ello determinados anticuerpos (o ‘nanobodies’) que tienen como blanco específico una enzima de la pared celular del hongo, señalada por los expertos como una de las mejores dianas terapéuticas.

Concretamente, se utilizan ‘nanobodies’ de llama, el mamífero doméstico de Sudamérica, para reconocer y atacar selectivamente estas proteínas esenciales de la pared celular de A. fumigatus. Esta metodología, de reciente implementación, resulta tremendamente novedosa y podría ser un tratamiento eficaz para este tipo de enfermedades.

Durante los últimos años, este grupo de investigación aragonés ha identificado las bases moleculares del funcionamiento de estas enzimas de la pared celular del hongo y, por tanto, están en disposición de implementar esta metodología y realizar su posterior desarrollo con vistas al tratamiento de la aspergilosis.

‘Nanofungi: tratamientos antifúngicos alternativos’ es el sexto proyecto del campus público aragonés lanzado desde la plataforma pública Precipita, desarrollada por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) para promover la financiación colectiva de la ciencia.

Un blanco de acción de fármacos

La pared celular de los hongos actúa como una armadura que les protege del ambiente externo y además media en las actividades celulares, regulando el paso de sustancias. Está compuesta principalmente de polímeros azucarados de quitina y glucano. Una peculiaridad de la pared celular es que no es totalmente rígida, sino que tiene cierto grado de flexibilidad que es necesaria para procesos como la división celular. Parte de esta flexibilidad viene condicionada por determinadas enzimas, justamente las dianas del proyecto ‘Nanofungi’. Se denominan glucanosiltransferasas porque remodelan el polímero de glucano y son de tal importancia que su inacción conlleva la muerte de Aspergillus fumigatus. Por tanto, la inhibición de estas enzimas constituye un fantástico blanco de acción de fármacos para tratar la aspergilosis y otras enfermedades fúngicas, ya que estas glucanosiltransferasas están presentes en todos los hongos.

¿Qué son los nanobodies?

Los ‘nanobodies’, anticuerpos de dominio simple o anticuerpos VHH, son un tipo de anticuerpos derivados de camélidos. Son mucho más simples que los habituales, que son gigantes para los estándares moleculares, ya que cada uno de ellos es un conglomerado de dos cadenas pesadas y dos ligeras, plegadas de manera intrincada y ligadas a azúcares complejos.

Con apenas unos nanómetros de longitud, un ‘nanobody’ es aproximadamente diez veces más pequeño que un anticuerpo humano. Además no son hidrófobos, son más resistentes al calor y al pH, y pueden conservar su actividad a medida que pasan por el tubo digestivo, por lo que se pueden fabricar píldoras para uso oral en el tratamiento de la inflamación intestinal, cáncer colorrectal y otras afecciones del aparato digestivo. Por ello, se ha propuesto que los 'nanobodies' podrían tener más utilidad que los anticuerpos humanos, además de ser más asequibles y fáciles de fabricar, manejar y administrar.

¿Qué precipitarás con tu ayuda?

Gracias a la ayuda económica conseguida en la campaña de micromecenazgo de Precipita, los principales beneficiados, a medio y largo plazo, serán aquellos pacientes inmunodeprimidos –por enfermedad o por situación vulnerable como puede ser un ingreso hospitalario– que hayan contraído una infección fúngica. Si el proyecto llega a buen término, dispondrán por fin de tratamientos efectivos. Con la cantidad mínima se sufragarían gastos de material fungible, medios de cultivo y reactivos de laboratorio, indispensables para poder continuar con la línea de investigación y lograr obtener un ‘nanobody’ selectivo y eficaz contra Aspergillus fumigatus. Si se consiguiese llegar a la cantidad óptima, se invertiría en la contratación de un investigador con dedicación exclusiva a este proyecto. En caso de superar el objetivo óptimo, se invertiría en ampliar la línea de investigación hacia el desarrollo de ‘nanobodies’ selectivos contra otras de las cepas fúngicas más infecciosas, generando nuevos puestos de trabajo en el grupo de investigación.

Se busca apoyo
TÍTULO ‘Nanofungi: tratamientos antifúngicos alternativos’. OBJETIVO El descubrimiento de fármacos antifúngicos alternativos a los existentes, contra los que Aspergillus fumigatus ya es resistente CÓMO COLABORAR Se puede colaborar hasta el domingo 18 de febrero a través de la plataforma Precipita. RECOMPENSAS Con 10 euros, una carta de agradecimiento del equipo; con 50 euros, carta más la asistencia a una conferencia en el centro de investigación donde reside el equipo; con 100 euros, se añade una visita al centro; y con 500, la experiencia de ver cómo se trabaja en el laboratorio durante un día.Ramón Hurtado Investigador Araid en el BIFI y líder del proyecto ‘Nanofungi’

Con la colaboración de la Unidad de Cultura Científica de la Universidad de Zaragoza

Etiquetas
Comentarios