Sociedad

Tercer Milenio

Tercer Milenio

Alicia Asín. Sensores que controlan volcanes y plantaciones

Libelium, la empresa que cofundó, empezó con 3.000 euros y tres personas, y cerró 2017 con ventas de 6 millones de euros, 60 personas y una inversión en I+D de 1,7 millones.

Alicia Asín, cofundadora y consejera delegada de Libelium
Alicia Asín, cofundadora y consejera delegada de Libelium
Toni Galán

Hace 11 años, la ingeniera informática Alicia Asín (Zaragoza, 1982) fundó Libelium junto con su socio David Gascón. El producto estrella de empresa, que nació como una ‘spin off’ de la Universidad de Zaragoza, es su plataforma de hardware Waspmote, capaz de monitorizar de manera inalámbrica cualquier parámetro ambiental y enviar la información a internet.

"Esta tecnología –explica– incorpora 120 sensores que pueden utilizarse para las aplicaciones más variadas, como la detección de incendios, el control de la calidad del aire y el agua o sistemas de aparcamiento que informan al conductor de la disponibilidad de plazas".

Entre los proyectos más destacados de la firma aragonesa se encuentra el control predictivo de erupciones en el volcán Masaya de Nicaragua, con el objetivo de establecer sistemas de alerta para la evacuación de la población. En Indonesia, tercer mayor productor de cacao del mundo procedente de plantaciones familiares con pocos recursos, Libelium ha llevado a cabo un plan de mejora de los cultivos a través de la medición de la temperatura, la humedad y la radiación solar, que permite actuar y prevenir infecciones y atajar la deforestación.

Además, la plataforma de Libelium se utilizó tras el accidente nuclear de Fukushima para medir la contaminación radioactiva, y ha viajado al espacio en el satélite Ardu Sat.

Cuando Asín y Gascón crearon la empresa, tenían 24 años. "Empezamos con 3.000 euros y tres personas y hemos cerrado 2017 con una facturación de 6 millones de euros, 60 personas en plantilla y una inversión en I+D de 1,7 millones de euros. El 90% de nuestras ventas procede de exportaciones en más de 120 países", remarca la consejera delegada.

El pasado año, esta directiva recibió el premio Jaime I, en la categoría Emprendedor. Asín cree que es necesario para el propio mercado hacer más visibles a las mujeres que trabajan en tecnología. "Ahora mismo, nos llegan muy pocos currículos de informáticas porque ha habido una reducción de mujeres que se deciden por estas carreras", comenta.

Sin embargo, destaca que el comité de dirección de Libelium está compuesto por tres mujeres y tres hombres. "Ha sido casualidad porque nos fijamos en la valía, no en el género. Pero cuando se aplican políticas que reflejan que realmente crees en la igualdad de oportunidades, que favoreces la conciliación y pones el talento por encima de cualquier otra cosa, lo normal es tender hacia esa igualdad".

SIGUE LEYENDO:
Mujeres, jóvenes, españolas y líderes en tecnología Luz Rello. La lingüista que se hizo empresaria contra la dislexia Montse Medina. Su empresa sabe lo que quieres comprar Rosa Monge. La vida en un chip de plástico

Etiquetas
Comentarios